• 101 Vestidos para una sola ingeniera

    by  • octubre 2, 2017 • ENCONTRAR TRABAJO, FORMACION, INGENIERIA DE CAMINOS, PRIMERAS EXPERIENCIAS, SALIDAS PROFESIONALES • 8 Comments

    2 min lectura

    Sinceramente no sé por dónde empezar, porque resumir mis últimos años de vida en un post se me complica más que muchas de esas asignaturas de la carrera que un día creí imposibles de aprobar. Así que lo primero será presentarme: soy Antía, nací en algún lugar frente a las Islas Cíes y soy Ingeniera de Caminos. Sin embargo, seguro que muchos sabréis quien soy, si os digo otro nombre por el que soy mucho más conocida: @101vestidos.

    ¿No te suena? Pues tenías que haberme dicho que sí, porque ahora vas a tener que escuchar mi historia desde el principio.

    Durante la carrera, las horas de estudio eran infinitas y quería un hobby que no consumiese demasiado tiempo. No era muy amiga del gimnasio —sigo sin serlo— y ser runner no estaba de moda. Siempre me había gustado escribir, mi madre era locutora de radio y creo que debí heredar algún gen de comunicación, así que decidí crear mi propio blog de moda. Requería poco tiempo, poco dinero y era una manera de desconectar.

    Cuando me di cuenta, estaba metida en sesiones de fotos, en colaboraciones con marcas y saltaba de evento en evento. Era mi cara B, porque en mi cara A, seguía siendo estudiante de Caminos, a punto de presentar el proyecto.

    Creo que nadie se tomaba muy en serio eso del blog, en aquel momento no había casi redes sociales, pero yo ya era pionera con una fan page de Tuenti. A mi familia le hacía gracia y a mi primer jefe más, sobre todo cuando pedía días libres para ir a algún evento a Madrid. Poco a poco empecé a dedicarle más tiempo, y a profesionalizar ese hobby. Hasta que me surgió una oportunidad laboral en otra empresa, y entré en el mundo del diseño. Aquí es donde me di cuenta de que los ingenieros valemos para todo, porque yo de comunicación y marketing sabía poco, pero aprendí rápidamente. Siempre digo que entré en la empresa como becaria de la becaria, y me fui siendo la mano derecha del diseñador, así que tan mal no lo pude hacer.

    Tuve la oportunidad de poder venirme a vivir a Lima y no lo pensé. Comencé una nueva etapa como freelance, profesionalizando mi blog y escribiendo contenido para empresas, y me fui ganando un hueco en el sector de creador de contenido, o content creator, que suena mejor.

    Después de dos años en Lima, y con mi experiencia creando contenido para webs y blogs de empresas de moda y lujo, he dado un pasito más, y ahora soy responsable del contenido de Coca-Cola Journey Perú y Bolivia. El puesto me lo he ganado a pulso, con mis correspondientes pruebas, y lo que más llamaba la atención es que fuese ingeniera. Realmente, además de por escribir bien, creo que ese dato fue decisivo para estar dónde estoy.

    Para dar el paso y cambiar de sector hace falta mucho valor, pero para volver atrás siempre hay tiempo. Quizá a veces creemos que si no hacemos algo relacionado con la ingeniería la gente pensará que estamos locos. Seguro que tienen razón, pero de vez en cuando hay que darle la vuelta a la cinta, y escuchar qué suena.

    Antía López Merino

    About

    Antía López Merino es Ingeniera de Caminos, Canales y Puertos por la Universidad de A Coruna. Blogger en la revista HOLA con 101vestidos. Consultor Senior en Apoyo Branding | Editora local en Journey Coca-Cola Perú&Bolivia.

    8 Responses to 101 Vestidos para una sola ingeniera

    1. Fede
      octubre 2, 2017 at 8:28 am

      Genial tu historia!

    2. DAVID CRUZ
      octubre 5, 2017 at 9:15 am

      Qué curioso!! En Perú y Bolivia hay bastantes ICCP. Me los imaginaba a todos en la construcción-ingeniería. Ya veo que no.

    3. Julia
      octubre 8, 2017 at 9:12 am

      Hay muchas faltas de ortografía en este post!! No presumas de escribir bien y mejor busca un corrector que te ayude a hacerlo.

      • Equipo impulsor
        Equipo impulsor
        octubre 8, 2017 at 5:42 pm

        Hola Julia, soy Jaime. Agradecemos tu contribución. En Caminahora hacemos una labor previa de edición de artículos y al ver tu comentario he vuelto a leer este artículo sin encontrar muchas faltas de ortografía. Por favor, si crees que en este artículo u otro artículo de Caminahora hay faltas de ortografía envíanos las correcciones a caminahora@gmail.com, las estudiaremos y cambiaremos lo que sea necesario. Saludos

        • carmen
          noviembre 4, 2017 at 2:50 pm

          Sin encontrar muchas faltas? no debería haber ninguna, no?

    4. Guillermo
      octubre 15, 2017 at 12:17 am

      Muy curioso el salto de profesión, gracias por tu aporte.

      Hoy a 15 de octubre lo acabo de leer y no veo faltas de ortografía, tampoco creo que haya presumido de escribir bien, solo que ” ha debido heredar algún gen de comunicación de su madre” ya que se está ganando la vida con esto, y aunque las hubiera, creo que hay mejores formas de decirlo, ya sea por propia educación y respeto que se le debe a cualquier ser humano y además porque es una persona que se ha tomado un tiempo en escribir una entrada contando su experiencia para, si puede, servir de inspiración o motivación a quien lo necesite, y quien entra en este Blog solemos ser gente de este sector buscando una alternativa a la situación actual.

      • David
        octubre 17, 2017 at 7:48 pm

        Normal que no veas faltas de ortografía. Has escrito 121 palabras en una sola frase. Te ha faltado la señal de peligro por ahogamiento 😉

    5. carmen
      noviembre 4, 2017 at 3:00 pm

      Muy bonito todo, pero si no hay más ingenieros dedicados al mundo de la moda es porque realmente no les interesa. Piénsenlo…Los ingenieros creo consideran otros sectores de más interés… Igualmente, enhorabuena, la moda es uno de los sectores que más dinero mueve y donde estar bien posicionado es casi lo único que cuenta.

      Por otro lado, “heredar genes de comunicación” no creo que sea posible, igual el que su madre sea locutora de radio le abrió las puertas a una profesión que de otra forma no le habría llamado la atención y eso ya es mucho!

      Y ya por último y sin ánimo de ser hater, (lo digo porque al terminar la carrera hubo muchas compañeras que hicieron lo mismo, perderse en el mundo de otra profesión, relacionada o no, y no eran precisamente las que mejores notas sacaban, al contrario, creo que hicieron bien, pues veían que no se iban a desarrollar al 100% si seguían la profesión) si fuese una super ingeniera se habría especializado más en la ingeniería en vez de dar saltitos a otras profesiones que poco tienen que ver.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *