• 1ST EUROPEAN BIM SUMMIT – BARCELONA 2015: JORNADA DE PRESENTACIÓN

    by  • febrero 2, 2015 • BIM, CIENCIA DE DATOS, CONSTRUCCION, FORMACION, ING. ESTRUCTURAS, SALIDAS PROFESIONALES • 0 Comments

    5 min lectura

    Logo_BIM

     

    El pasado día 28 de enero Caminahora fue invitada a la presentación oficial del 1st European Bim Summit que se celebrará en Barcelona los días 12 y 13 de febrero. Después de asistir y ver de primera mano los proyectos de los ponentes, en este artículo pretendo acercaros las primeras impresiones que me han llegado de este evento que pretende marcar un punto de inflexión en el sector de la construcción a nivel mundial.

    Para los no iniciados en este concepto, BIM son las siglas de “Building Information Modeling”. Generalmente asociamos este concepto al uso de software de modelado en tres dimensiones; esta definición podría ser una primera aproximación a la realidad que se está incorporando en los despachos, pero si nos paramos a analizar este proceso observaremos que va más allá del ordenador.

    ¿Cuál es su origen?

    Como en toda revolución en la metodología de trabajo; el BIM no ha aparecido espontáneamente para ser explotado, nace de pequeños aportes individuales. El rápido avance en el software de modelado tridimensional ha permitido representar con mayor detalle y precisión todos los elementos que componen nuestras estructuras, la capacidad de trabajar con cantidades mayores de información en tiempos asumibles en el sector de la construcción ha permitido asociar detalles técnicos a nuestras representaciones y la conexión deslocalizada de todos los agentes implicados ha permitido eliminar barreras físicas muy presentes a pie de obra.

    Estos elementos parecen tener poca relevancia si estamos trabajando con volúmenes de tierra, hormigón armado o canalizaciones. Tenemos que ser conscientes de la situación de crisis económica y la contundencia con la que ha golpeado a nuestro sector. La administración no puede mantener la licitación de obras en las mismas condiciones que antes; se nos requiere una mayor precisión en la inversión, unos tiempos más ajustados y una optimización de los recursos.

    Partiendo de un sistema tradicionalista y con pocas variaciones, nos hemos visto arrastrados a una actualización continua de nuestra metodología aprovechando las innovaciones que hemos presentado anteriormente, tal como hace el sector industrial.

    Trabajar en BIM

    “Trabajar en BIM es construir dos veces”

    Es muy fácil escuchar esta afirmación cuando uno empieza a interesarse por el tema, quizás sea el mejor resumen global que pueda hacerse. En las Escuelas nos enseñan que históricamente en los proyectos de ingeniería se ha invertido un esfuerzo mayor en la etapa de construcción que en la de diseño; entra dentro del trabajo del ingeniero solventar los problemas que suceden y resolver las incongruencias de los planos. Un cambio en esta tendencia es que los egresados de los últimos años tienen conciencia de que la dirección integrada de proyectos ya en las primeras fases de diseño es importante para la reducción de costes y errores.

    BIM explota esta idea permitiendo realizar la construcción en un entorno virtual. La capacidad de diseño permite dividir la construcción en etapas, lo que nos permite gestionar tanto materiales como equipos de trabajo de una manera más visual gracias a una interfaz gráfica. A su vez, los pequeños errores de diseño, como pueden ser el corte de armaduras, son evitados e incluso se mejoran las soluciones; estas modificaciones se realizan al principio del proyecto, lo que nos evita un lastre en etapas posteriores.

    Una vez hemos modificado nuestra obra, podemos comunicárselo automáticamente a todos los agentes implicados; aquí entra en juego la facilidad que tenemos hoy en día para comunicarnos. Cualquier persona puede seguir los procesos a los que tenga acceso desde sus dispositivos. Esta versatilidad nos permite también dar órdenes rápidas durante la construcción, pues se puede notificar a pie de obra lo que se acaba de modificar en un despacho.

    Este proceso necesita tener una base de datos sobre la cual trabajar. Uno de los puntos más importantes es que todos los usuarios puedan comunicarse “al mismo nivel”, sin importar el software específico que esté utilizando. Por esto, los distribuidores de esta tecnología trabajan con archivos “.ifc”; esta estandarización desde las primeras etapas de implantación muestra la facilidad que obtendremos en un futuro para trabajar entre diferentes empresas y administraciones. Otra de las complejidades que supone este proceso es la distribución de archivos; plataformas como Dropbox minimizan esta problemática, pues permiten tener un espacio común donde depositar nuestra información y actualizarla instantáneamente.

    Filosofía BIM

    Una vez mostrados a grandes rasgos el funcionamiento del BIM, vemos que lo más importante no es el software que estemos utilizando. La importancia de este sistema radica en la conectividad, se puede alcanzar mayor grado de eficiencia si aumentamos el número de personas que trabajan en este sistema, facilitando la comunicación y reduciendo esfuerzos. Es necesario que trabajen todos los equipos conjuntamente y se precisa una figura ejerciendo la tarea de Management; con ello obtenemos una red completa y eficiente, lo que reduce gastos, tiempo total de la obra y coste total.

    La contrapartida que encontramos actualmente es la inversión para actualizar nuestra metodología a BIM, invertir más tiempo en la fase de proyecto a pesar de reducir el total y la dificultad de competir a la baja en concursos públicos, pues los precios que se obtienen con estos procesos son muy precisos y limitan la competitividad contra proyectos que subestiman los costes en sus primeras fases.

    ¿Qué nos depara el BIM?

    La experiencia de varios grupos que trabajan con esta metodología desde hace años muestra que está aumentando la demanda de especialistas en estos sistemas, por lo que se prevé necesario estar actualizado para entrar a ciertos concursos.

    Los documentos de proyecto se verán modificados. Trabajamos actualmente con planos impresos en AutoCAD, mucho más cómodos y versátiles que los que se trazaban a mano con tinta; ¿cuánto tardaremos en ver aceptados modelos 3D que nos permitan acercarnos a cualquier detalle desde diferente perspectivas y, a su vez, nos permitan sacar secciones especificas muy fácilmente?

    La gestión de infraestructuras, ámbito de nuestra profesión que ha cobrado fuerza en los últimos años en los países desarrollados, se beneficiará de la incorporación de estos métodos. Tendremos una base con la que controlar todos los detalles de diseño y los que se modificaron durante su construcción, reduciendo la incertidumbre.

     

    Como conclusión de este artículo no puedo más que transmitir la opinión unánime de todos los ponentes que participaron en la presentación de las jornadas:

    “No tiene sentido volver al modelo anterior, el BIM marcará el futuro de la construcción”

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *