• Construyendo el país más feliz del mundo

    by  • noviembre 12, 2017 • CONSTRUCCION, ENCONTRAR TRABAJO, FORMACION, PRIMERAS EXPERIENCIAS, SALIDAS PROFESIONALES • 0 Comments

    3 min lectura

    Todo comenzó trabajando en ESN Cartagena. Yo siempre quise irme fuera, y gracias a las buenas experiencias de muchos de mis compañeros conseguí dar el paso, conseguí volar.

    Dinamarca no fue de mis primeras opciones, pero me llamo la atención una oferta de doble titulación en Arquitectura y dirección de obra (Architectural Technology and Construction Management) donde pensé que al acabar podría tener más oportunidades para encontrar trabajo en el campo de la construcción. Además de la oportunidad de mejorar mi nivel de inglés.

    Al llegar todo era bastante diferente. El sistema educativo, los métodos de examinación y el idioma, eran algo a lo que me iba a tener que acostumbrar. El gobierno ofrece muchas facilidades para aprender danés de una forma gratuita y dinámica.

    El semestre se basa en un proyecto en grupo donde todas las asignaturas van enfocadas en un único examen oral donde defiendes el proyecto individual y grupalmente.

    Dicha experiencia fue de total agrado, ya que adquirí los conocimientos de la ingeniería y construcción danesa aplicados al campo arquitectónico, debiendo, para ello, establecer contacto con formas de trabajo en grupo con miembros internacionales. Única norma: comunicarse en inglés.

    La gran diferencia con respecto a España era que tenía un proyecto real, un edificio de viviendas sociales residenciales donde debíamos llevar a cabo tanto las labores de diseño como las constructivas y económicas. Al acabar este semestre el siguiente debía elegir: diseño o dirección de obra. Yo me decante por la segunda, pensando en las futuras posibilidades laborales.

    Para mí, el vivir en otro país es también una forma de sacarle el máximo partido. Según numerosos artículos, Dinamarca es considerado el país más feliz del mundo. Desde mi punto de vista, el estilo de vida escandinavo, educación, economía, sanidad… hacen que todo el mundo quiera venir, pero lo que realmente te engancha es la gente. Es cierto que son gente más “fría”, pero también es cierto que cuando los tienes de amigos son para toda la vida. Los escandinavos son gente muy noble y siempre te reciben con una sonrisa. También tienen su lado “vikingo” y un amor incondicional a su país, respetando sus costumbres y su bandera (todas las casas tienen una banderita en el jardín), ese sentimiento de unión que hace más fuerte una nación.

    Por suerte, conocí una familia danesa donde me han tratado como otra hija más, donde se hacían menos duros los fines de semana. Y bueno, el sol, ese gran desconocido que no valoras en España, aunque cuando salía era un día de hacer barbacoa con amigos, cervezas y música, sacando el máximo provecho posible.

     

     

    Para cumplir los créditos totales en VIA University, debes irte un semestre de prácticas, así que tras enviar mi currículum a numerosas empresas constructoras en varios países, me decanté por una en Riga (Letonia).

    Estos 5 meses me sirvieron para desarrollar mis facultades en diseño, sobre todo, y el uso de programas como AutoCAD y Revit. Haciendo proyectos bastante importantes en el área de Letonia y Bielorrusia.

     

    Para mí, Riga tiene un encanto especial, sobre todo nevado. Era precioso. Trabajaba todos los días de 9:00 a 18:00 con un arquitecto y varias personas de prácticas. Me resultó sorprendente que me contratase sin ser arquitecta superior como los demás, pero la respuesta de mi jefe fue bastante clara: Revit.

    Me enseñaron que unas prácticas son para aprender y exhibir lo que vales. Cada semana tenía trabajos diferentes donde podía demostrar mis facultades y además me intereaba bastante la parte de “vender” un proyecto. Todo ese proceso donde el cliente al final dice “Me gusta tu estilo, ¡contratado!”.

    Tras acabar la carrera, el gobierno danés te proporciona ayudas, “workshops”, clases de danés, y un seguimiento de tu actividad laboral, donde te ayudan a mejorar tu curriculum y carta de presentación. Conoces empresas de diseño y construcción, haciendo mas fácil encontrar trabajo lo antes posible.

    Las empresas constructoras en Dinamarca son exigentes: Revit es imprescindible (y si es añadido a BIM mucho mejor), un conocimiento básico de danés (o intención de aprender) y fluidez en inglés.

    Normalmente no requiere más de una entrevista y suelen ser muy abiertos a la hora de hacerlas por teléfono o Skype, aunque les encanta la idea de que llames tú y preguntes por un puesto disponible (o te acerques a la oficina y les des tu CV). Ellos quieren saber que tú estás realmente interesado en el puesto y en formar parte de su equipo. Normalmente las cartas de motivación son una vía para demostrar ese entusiasmo.

    Siempre que conozco españoles nuevos les digo lo mismo: “Dinamarca o lo odias o lo amas”, no hay punto medio, pero en mi caso he de decir que yo he conseguido encontrar la felicidad aquí.

    Candida Meseguer Garcia

    About

    Nacida y criada en Murcia, he vivido en diversos países como Francia, Letonia y ahora resido en Dinamarca donde compagino mis estudios en Arquitectura y dirección de obra con Ingeniería de edificación.

    Desde pequeña desarrolle un gusto por las artes plásticas y el arte en general. Decidida a enfocar mi futuro en un ámbito creativo.

    Siempre estoy buscando nuevos roles que me llenen y me hagan la persona en la que me encantaría convertirme.

    https://candymeseguer.com/

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *