• Cuando era naive y emigré a Amsterdam

    by  • enero 14, 2018 • ENCONTRAR TRABAJO, FORMACION, PRIMERAS EXPERIENCIAS, SALIDAS PROFESIONALES • 1 Comment

    3 min lectura

    Me gradué en Alcalá de Henares como arquitecta en Enero 2013. Después trabajé un año en un par de oficinas en Madrid, pero siempre había soñado con irme fuera de España a trabajar, explorar nuevos territorios, aprender otros idiomas, vivir nuevas experiencias… Una mañana cualquiera vi que una de mis oficinas favoritas de arquitectura necesitaban gente, y sin pensarlo envié mi portfolio, un par de horas después me llamaron para la entrevista, y me dijeron que si quería podría empezar a trabajar en dos semanas, sin dudarlo dije que sí, que allí estaría. Sin darme cuenta había tomado una decisión muy importante, con dos maletas, un inglés malísimo, un holandés inexistente y sin conocer a nadie, me mudé a Amsterdam en Febrero de 2014.

    Cuando aterricé en Holanda, me sentí totalmente deslocalizada, no entendía nada, todos mis lazos con mi familia, amigos, mi novio, etc. se cortaron. Pensé que eran solo seis meses y que siempre podría volver si no me encontraba bien allí…

    El principio fue muy duro, pero no me llevó mucho tiempo hacerme con la ciudad. Ir en bicicleta a todos lados es una de las mejores cosas que tiene vivir en Amsterdam, eres totalmente libre de ir donde quieras, es baratísimo y es muy seguro, quizá lo mas peligroso sea atravesar el centro lleno de turistas despistados. Encontrar casa para vivir es muy difícil, los precios son altísimos y cada vez es más difícil vivir en el centro, pero la verdad es que desde que yo he llegado siempre he tenido la oportunidad de ir creciendo y evolucionando. El ocio que presenta la ciudad es espectacular, yo incluso me estreso de todas las posibilidades, eventos, conciertos, fiestas, exposiciones, deporte…y a veces intento combinar todo tipo de planes.

    En el aspecto laboral no fue tan fácil y divertido.Trabajar en otro idioma me resulto muy difícil, en la oficina todo el mundo hablaba holandés y yo no podía entender una palabra, me sentía muy aislada y no podía contribuir de ningún modo, ademas la cantidad de trabajo que me daban era mucho menor que a la que estaba acostumbrada en España y me aburría mucho en la oficina. Y aunque no encajé muy bien en la oficina, aprendí muchísimo y cuando terminó mi contrato me fui.

     Tenía que buscar un nuevo trabajo y sin meditarlo mucho, solo envíe portfolios en Amsterdam, en ningún momento pensé en volver, sentí que solo acababa de empezar una nueva aventura y no pensé que era tiempo de acabarla. Creí que encontrar un nuevo trabajo sería fácil, porque desde que me gradué siempre había tenido trabajo sin poner mucho esfuerzo en buscar. Pero esta vez fue diferente, envié mas de 200 portfolios e hice alguna entrevista, pero no fue hasta tres meses después que me llamaron para hacer la entrevista donde estoy trabajando en la actualidad. Era una oficia muy joven, con mucha ilusión, trabajando con mucha fuerza y siempre colaborando, preguntando, consultando, desde el primer momento me sentí como en casa, y son ya tres años que llevo trabajando para ellos. Hemos crecido todos juntos, nos hemos tenido que mudar a una oficina mas grande, contratar a mas gente, trabajamos de lunes a jueves de 9 a 6, el ambiente en la oficina es buenísimo, incluso cuando estoy de vacaciones echo de menos estar en la oficina.

    Creo que es muy difícil tener las mismas condiciones de trabajo en España, es una de las principales razones que me echa para atrás volver. Pero aprender holandés me está resultando dificilísimo, y me está limitando mucho a la hora de crecer profesionalmente. Aunque en Holanda todo el mundo hable inglés, hay una barrera muy grande con la gente que no hablamos holandés fluido, y más en trabajos como el mío donde todos nuestros proyectos son en Holanda. Yo aconsejaría pensarse muy bien en emigrar a un país que no hablas la lengua nativa, porque es mucho mas difícil integrarse y crecer como profesional, y es algo que te perjudica cada día. A mi el tema del idioma me causa mucho estrés cada día, pero no me impide seguir adelante y luchar cada día para ser mejor profesional, aprender, pasármelo bien y disfrutar cada día con lo que hago.

    También me he dado cuenta que es mucho mas difícil para la gente que emigramos tener una relación estable, por alguna razón que no puedo llegar a comprender, en Amsterdam casi todo el mundo está soltero, nadie quiere comprometerse con nada y cada vez somos mas individualistas. O al menos esta es mi visión de las cosas.

    No sé si volveré a España, lo que si sé es que en el próximo país que viva quiero que la lengua nativa sea, español, portugués o inglés. Aunque mi vida sea mucho más difícil, no me arrepiento de haberme mudado aquí, ahora valoro mucho más las cosas que tenemos en España, y aunque suene a tópico, la comida que tenemos y el clima es espectacular!

    Angela Solis Jara

    About

    Angela Solis Jara es Arquitecta por la Universidad de Alcalá. Actualmente trabaja como Arquitecta en CIVIC Architects - member of The Cloud Collective

    One Response to Cuando era naive y emigré a Amsterdam

    1. Laura R
      enero 15, 2018 at 3:23 pm

      Me ha encantado tu post Ángela! Da envidia la descripción de la oficina donde estás y, sobre todo, el horario de trabajo!!!! Comparto contigo la barrera que supone el idioma, sobre todo cuando te enfrentas a un idioma tan desconocido para nosotros como es el Holandés. Y es algo que hay que pensarse a la hora de elegir país y empresa dentro del país! De todas maneras, como tú dices, hay un cambio brutal si tus clientes y los proyectos son holandeses o internacionales. También me ha gustado mucho tu comentario sobre el individualismo que has encontrado allá. Supongo que será fruto de que has dado sobre todo con gente con gran ambición profesional, o al menos es lo que yo encontré en el país vecino de Bélgica. La gente local era bastante conservadora (sobre todo los flamencos!) mientras que la gente que había venido de otras ciudades/países sí que era más individualista pero, a la vez, más abierta! Mucha suerte en tu aventura!

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *