• Cuando un sí lo cambia todo…

    by  • abril 1, 2019 • ENCONTRAR TRABAJO, FORMACION, INVESTIGACIÓN, PRIMERAS EXPERIENCIAS, SALIDAS PROFESIONALES • 0 Comments

    4 min lectura

    ¿Recuerdas esos libros con distintos finales en base a tu elección según avanzaba la historia? Del libro pasamos al videojuego y a pesar de que me parecía original no era más que un “copia y pega” de nuestro día a día.

    Me llamo Raquel, esto no lo elegí. Raquel García Pacheco y hoy escribo desde Sídney gracias a un Sí. Me podría remontar al final de la universidad (estudié ingeniería química en la URJC, Móstoles) para relatar la secuencia de síes que me han traído hasta aquí. El primer contrato vino de la mano del grupo de geología de la URJC (Geodinámica interna), donde tuve la oportunidad de saborear a qué sabe la investigación (proyecto CONSOLIDER TRAGUA). Por aquel entonces no era consciente del poder del SÍ, ni de la increíble magia del networking. Pero en IMDEA AGUA (dónde realicé la tesis doctoral) empecé a sentir que el rumbo de mi vida laboral tenía más de una dirección. Hice la tesis sobre el reciclaje de membranas de ósmosis inversa (filtros que se usan para desalar agua de mar para consumo, entre otras cosas). Empezamos probando una superficie pequeña, unos 0.008 m2, pero en mitad de la investigación recibimos una ayuda europea (proyecto life-transfomem) para desarrollar el proceso con los filtros comerciales (37m2). Lo más bonito de todo fue ver el engranaje del equipo (IMDEA Agua – Valoriza Agua – Sadyt) para hacerlo posible. Y aquí entraron en juego un montón de Síes. Bueno quizás un montón de » y si…», que dieron lugar a hacer cambios sobre la marcha que resultaron ser muy positivos a nivel técnico. Por otro lado, los proyectos europeos requieren dedicación a la divulgación, para que los investigadores comuniquen al mundo en qué consiste la investigación, cuál es la innovación del proyecto y porqué es beneficioso para la sociedad. Empezamos con la web y las redes sociales, y lo mejor de todo, !LOS CONGRESOS!.

    Al principio no entendía muy bien la dinámica. ¿Por qué estando en la era de las tecnologías seguimos empleando dinero en movilidad para asistir a conferencias que se podrían hacer online? Con el tiempo voy entendiendo que de alguna manera la respuesta está ligada a nuestra naturaleza humana y social. El poder del contacto personal hace que todo cambie. Hay que acostumbrarse a ellos, hay que lidiar con el síndrome del impostor, superar el pánico escénico y volver tener la sensación del cole cuando buscas amigos. Una vez superado, se disfruta, solo hay que dejarse llevar por la pasión que te motiva a seguir investigando. Vuelves a reencontrarte con gente que conoces «tus amigos membraneros» y cada vez alguien nuevo, alguien interesante y a quien le interesa tú historia. Y es ahí, dónde se incrementa las posibilidades de que tu rumbo profesional cambie.

    En 2010 asistí a las III Jornadas de Agua Sequía y Vulnerabilidad (El Escorial) organizadas por Cruz Roja Española, donde comprendí que parte de mi tiempo lo quería dedicar a fines humanitarios. Descubrí la Unidad de Emergencias de Agua y Saneamiento y desde 2011 formo parte de ella (voluntaria). En 2015 participé en el Congreso de la IDA (International Desalination Association) en San Diego (California). Acababa de publicar mi primer artículo en la revista Journal of membrane Science y era la primera gran aventura: exposición oral, en inglés, en una sala ENORME (que por un momento me dejó sin respiración). Sabía que uno de los investigadores, el profesor Pierre le Clech, a quien seguía desde el inicio de la tesis, presentaba parte de su trabajo relacionado con la gestión de membranas desechadas (MemEol). Nos conocimos, charlamos y tras ese encuentro empezamos a colaborar. En 2017, nos invitaron a presentar el trabajo del proyecto Life-transfomem en la Universidat de Girona en unas jornadas de tratamiento de agua con membranas. Era mi primer congreso ya con la tesis defendida, mucho más acogedor que la imponente sala de la IDA. «¿Qué planes tienes a corto plazo?» Me preguntó Joaquím Comas (mi actual supervisor) durante el café. «Busco trabajo» – respondí. Seguía contratada al cargo del proyecto Transfomem, pero sabía que para progresar tenía que cambiar y salir de la zona de confort. «¿Conoces la convocatoria TecnioSpring plus?, Vale la pena probar «. No la conocía pero nos pusimos manos a la obra y escribimos una propuesta (Mem2.0, Integration of recycled membranes in water processes) que resultó ser financiada por el programa Horizonte 2020 de la Unión Europea (Marie Skłodowska-Curie acuerdo No 712949) y la Agència per a la Competitivitat de l´Empresa (ACCIÓ). Una vez demostrado que el reciclaje de membranas es técnica y económicamente viable, ahora lo que buscamos en este proyecto es ver en qué tratamientos encajarían mejor estás membranas de «segunda mano» (nuevas aplicaciones), concretamente para el tratamiento de agua potable y agua residual (urbana e industrial). Además, hemos localizado en el mapa los principales trabajos relacionados con la gestión alternativa de membranas desechadas (Webmapping) y tras la investigación, integraremos los resultados en dos sistemas de ayuda a la toma de decisiones ya existentes.

    Figura. Folleto informativo del proyecto Mem2.0

    Hoy os escribo desde la University of New South Wales (UNSW). La financiación de TecnioSpring plus me permite ser investigadora postdoctoral del grupo LEQUIA (de la Universitat de Girona), aunque el primer año del proyecto lo desarrollamos aquí, con Pierre. Durante este año hemos presentado el proyecto Mem2.0 en Vadodara (India, The 6th International Water Association (IWA) Regional Membrane Technology Conference) y en Melbourne (Australia, Membrane Society of Australasia (MSA) – Early Carreer Researcher Symposium). En ambos conocí a personas muy interesantes y vi el potencial que sigue teniendo el reciclaje de membranas. Dentro de unos meses vuelvo a España a empezar una nueva aventura. Nuevas personas, nuevas propuestas, más networking. ¿Quién sabe hacia dónde girará la veleta la próxima vez?

    Tras relatar está historia solo me queda animar a los investigadores (en cualquiera de su categoría profesional) que no pierdan la ocasión de interactuar en los congresos y conferencias. ¡¡¡El poder del sí no tiene cabida si la oportunidad no llega!!!

    Raquel García Pacheco

    About

    Raquel García Pacheco es Ingeniera Química por la Universidad Rey Juan Carlos. Post-doctoral researcher TECNIOSPRING+ - MARIE SKLODOWSKA CURIE at University of Girona.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *