• Estar fuera de tu zona de confort…una forma de vida Múnich, Aquisgrán, Constanza

    by  • septiembre 17, 2017 • ALEMANIA, ENCONTRAR TRABAJO, FORMACION, ITALIA, MÁSTER, PRIMERAS EXPERIENCIAS, SALIDAS PROFESIONALES • 0 Comments

    8 min lectura

    ¡Hola caminantes! Mi nombre es Virginia, y soy estudiante de Máster en Ingeniería Industrial. Siempre me ha resultado muy útil leer las experiencias de los demás antes de iniciar un proyecto importante en un lugar desconocido, por lo que aquí va mi granito de arena sobre mi experiencia en Alemania, más concretamente en Múnich, Aquisgrán, Constanza y sus alrededores.

    Siempre me había atraído la idea de trabajar y vivir en el extranjero, pero cuando se te presenta la oportunidad de viajar es cuando, a pesar de estar decidido a hacerlo, se te empiezan a presentar las típicas dudas. ¿Será fácil conocer a gente?, ¿cómo me podré manejar en el día a día con un idioma, con el que apenas he empezado a entrar en contacto?, ¿serán verdad los estereotipos que tenemos de los centroeuropeos?

    Todo empezó con la oportunidad de hacer un año de Erasmus en el extranjero. Me fue concedida la beca en la universidad Technische Universität München, líder en innovación en el mundo. En cuanto al idioma, me lancé a la aventura. Solamente había hecho un curso de iniciación un mes antes … vamos que sabía presentarme, los colores y poco más. Sin embargo, una vez estás allí, si aprovechas cada oportunidad que se te presenta para practicar el idioma y le pones empeño todo rueda, y así ha ocurrido en cada nueva ciudad a la que me he mudado. Y es que en distintos sitios costará más o menos y habrá que esforzarse en mayor o menor medida, pero por muy clásico que suene, el éxito de esta “aventura” dependerá en gran medida de la actitud de uno mismo.

    Múnich es una ciudad muy viva y cosmopolita, tiene todo tipo de servicios, así como una gran oferta cultural y deportiva. Podrás desarrollar todas tus aficiones. Los muniqueses son muy activos y no se encierran ni cuando nieva. Prueba de ello es que verás a mucha gente yendo en bici o saliendo a correr, aun estando la ciudad totalmente cubierta de blanco.

    La ciudad es un tanto cara y especialmente la vivienda. La ventaja de ser estudiante es que muchos servicios públicos están subvencionados. Las tasas de la universidad que están entre los €200 – €250, te incluye el transporte público: Tranvías, U-bahn (metro), S-bahn (cercanías) tanto dentro de Múnich como los alrededores. Este medio de transporte te permitirá hacer alguna excursión a sitios tan preciosos como los lagos  Starnberger See o Amersee. También la oferta cultural tiene descuentos y por ejemplo ir a la ópera, que en España no bajaría de €50, en Múnich puedes hacerlo por €12 (eso sí, de pie).

    Es una ciudad bastante llana, por lo que mucha gente se mueve en bici. Si uno no tiene idea de invertir en una bici nueva, es posible comprarla en uno de los muchos mercados que hay por la ciudad por €40-€60, como por ejemplo el que hay los fines de semana en Olympiapark.

    Munich: Marienplatz (Izquierda: Catedral Frauenkirche, Derecha: Ayuntamiento)

    En cuanto al tiempo, en invierno no se ven nubes, sino que el cielo es simplemente blanco y además nieva… pero aquí cuajando durando semanas. Teniendo un buen jersey, gorro, abrigo, calcetines y botas con una suela generosa es posible disfrutar de la ciudad nevada y los mercadillos de navidad, donde es típico el comer  una rica salchicha y probar Glühwein (un vino caliente especiado). En verano echarás de menos el aire acondicionado (los locales no suelen tenerlo, pero podrás comer un plato típico alemán como codillo o salchichas en un Biergarten como Virktualienmarkt o China Tower o hacer un picnic a la orilla del Eisbach,  que seguro estará muy ambientada, bañarte en el río o incluso hacer surf para aquellos que sepan hacerlo (no es broma).

    Virktualienmarkt

     

    Surfistas en Eisbach

    Además, cerca se encuentran preciosas ciudades de obligada visita como Salzburgo, Nürnberg, Innsbruck, Bamberg, los Alpes y los Pre-Alpes, donde poder hacer una infinidad de rutas a distintos niveles de dificultad, con unas vistas realmente impactantes.

    Salzburgo
    Innsbruck

    En cuanto a algunas de sus costumbres, en el sur de Alemania sobre todo, si haces algo de forma incorrecta se asegurarán de que te enteres que has actuado mal…así que aquello de cruzar en rojo por ejemplo, algo que en España hacemos con gran normalidad, aquí te lo pensarás dos veces – sí, aunque no venga ningún coche a 1km de distancia.

    Otros aspectos interesantes son su baja tasa de desempleo y su seguridad. Puedes ir en el metro sin tener que aferrarte a tu mochila o bolso y en la biblioteca muchos estudiantes dejan sus ordenadores encima de la mesa al irse para hacer la pausa para comer.

    Sin duda, es un sitio en el que me veo viviendo en el futuro, ya que además se encuentran muchas empresas de ingeniería punteras a nivel mundial.

    Tras el año de Erasmus, decidí finalmente volver a España para titularme como Ingeniero Industrial Superior, ya que es la única forma de obtener el título homologable, pero poniéndome la condición a mí misma de que conseguiría hacer una doble titulación. De esta forma, acabaría la carrera en el extranjero y con una titulación fuera de España que me abriese las puertas al terminar para trabajar fuera de España.

    Tras volver a España y mirar las posibilidades con más perspectiva, sopesé varios destinos, incluso cruzar el charco, pero finalmente decidí volver a Alemania. Me permitía seguir mejorando el alemán que tanto esfuerzo conlleva, seguir adentrándome en la cultura alemana y,  a pesar de estar fuera, tener Madrid a menos de tres horas de distancia en avión.

    De esta forma, comencé mi siguiente aventura; esta vez en la Universidad Técnica de Aquisgrán. Vayas donde vayas, ya sea al supermercado o al gimnasio, estarás rodeado de estudiantes, casi todos de ingeniería, y es que es una ciudad realmente joven y universitaria. Debido a su gran internacionalidad, la universidad ofrece una gran cantidad de actividades para ayudar a los estudiantes a conocerse. La Universidad RWTH Aachen está también siempre en las primeras posiciones de ranking de universidades alemanas,  y es que invierte una gran cantidad de dinero en la investigación y la innovación.

    En el sector de la ingeniería, la universidad es realmente puntera tanto para estudiar como para hacer un doctorado, sin embargo, para trabajar en una empresa internacional, lo más seguro es que te tengas que mudar, por lo menos a una ciudad cercana como Bonn, Colonia o Dusseldorf.

    No deja de ser verdad que es una ciudad pequeña (menos de 300.000 habitantes) y con una vida cultural menor a la de Múnich, pero como contraparte tiene sus ventajas. Tiene una historia muy rica (fue residencia de Carlomagno y lugar donde se coronaba a los reyes alemanes) y un centro con mucho encanto y animación. Y a mí como amante del deporte, tiene una ventaja y es que si sales a correr, enseguida estás en medio de la naturaleza que la rodea y hasta puedes hacer un recorrido por tres países en el mismo día (Alemania, Bélgica y Holanda). Además, si estás para carnavales, no olvides tu disfraz y una gran bolsa para recoger cuantas chocolatinas y caramelos como puedas; siempre te faltará sitio porque continuamente los lanzan desde las carrozas que pasan sin cesar durante unas dos horas; no darás abasto. Alemania tiene una gran tradición de carnaval y todo el mundo se lanza a las calles, y queda muy próxima la ciudad de Colonia, que cuenta con uno de los carnavales más populares. Si coincide que estás allí durante el mes de Diciembre, podrás disfrutar también de un precioso mercado de navidad en el casco antiguo.

    Mercado de Navidad en Aachen con el ayuntamiento al fondo

    En cuanto al transporte público, el ticket para estudiantes cubre toda la comunidad y no solo la ciudad. Pero, aunque no puedas disfrutar de esta tarifa, de cualquiera de las formas Aquisgrán se encuentra realmente cerca la frontera con Bélgica y los Países Bajos y a poca distancia de importantes ciudades alemanas como Colonia, Dusseldorf, Bonn (ciudad de nacimiento de Ludwig van Beethoven y donde se fabrican los famosos ositos Haribo) o Münster. Y es que Aquisgrán no podría estar mejor situada para viajar.

    Dusseldorf
    Dusseldorf
    Dusseldorf
    Münster
    Münster
    Münster
    Münster

    Por el momento, he vivido nada más que 6 meses en Aquisgrán, ya que hace tan solo dos meses, me mudé a Constanza a hacer unas prácticas durante un semestre y la verdad es un lugar sin igual. Esta pequeña ciudad de unos 80.000 habitantes, con un casco antiguo de mucho interés, tiene tras de sí también mucha historia (Concilio de Constanza). Está localizada a la orilla del lago que lleva su nombre, a cuyo alrededor se encuentran otras  pequeñas localidades con mucho encanto, rodeadas por un verde lleno de vida. Un ejemplo es Mainau, una isla que en primavera está inundada de tulipanes en flor.

    Es la primera vez que realizo unas prácticas en el extranjero, y no podría recomendarlo más. Si ya el cambio de cultura interna entre empresas puede ser grande, qué queda decir sobre trabajar en otro país. Si bien es cierto que trabajo en un departamento de I+D, mi experiencia ha sido que el nivel esperado de autosuficiencia y auto resolución es mayor que en España. Además, realizar las prácticas en alemán ha sido uno de los mayores retos a los que me he enfrentado hasta ahora en mi carrera profesional, pero sin duda también uno de los más provechosos, ya que el nivel de fluidez y el vocabulario específico utilizado en un ambiente laboral y más específicamente ingenieril es difícil ganarlo y a tan gran velocidad en otras circunstancias.

    Al igual que en muchas ciudades alemanas, en Constanza muchas personas utilizan la bicicleta para sus desplazamientos diarios, inclusive lloviendo. Eso sí, hay que tener en cuenta que esta ciudad tiene sus cuestas, por lo que es recomendable una bici con cambios.

    Isla Mainau
    Isla Mainau

    Aquí no hace falta comprar postales, porque las puestas de sol en el lago son verdaderamente de película. Los estudiantes también aquí se sientan en la orilla en los días soleados para hacer barbacoas y bañarse con las vistas de los Alpes en días claros. Conviene mencionar que esto ocurre entre los meses de abril y septiembre, ya que el resto del año, por lo que me ha comentado gente de aquí, se asienta una densa niebla que no deja ver más allá que unos pocos metros de distancia.

    Puesta de sol desde río Rhein en Constanza
    Interior del ayuntamiento

    También Constanza está en un sitio estratégico para viajar; incluso más allá del lago. Está muy cerca de Austria y es fronteriza con Suiza, de hecho la frontera cruza el casco urbano y al otro lado está la ciudad suiza Kreuzlingen. Como decía, también Austria se encuentra cerca, y en muy poco tiempo puedes conocer la bonita ciudad de Bregenz o acercarte a los Alpes austriacos en poco más de dos horas.

    Schaffhausen (Escafusa)
    Reihn Falls (Suiza)
    Diessenhofen
    Stein am Reihn

    Al trasladarse a una ciudad para trabajar, no es tan fácil conocer a gente como cuando vas a clase en la universidad, pero, aunque no hasta el extremo de Aquisgrán, también hay muchos estudiantes y gente joven viviendo en la ciudad y sus alrededores.

    Es una zona con gran tradición en la industria de la aviación desde la invención del Zepellin, por lo que la central aeroportuaria de Siemens, Airbus y por supuesto ZF se encuentran repartidas entra Constanza y Friedrischschaffen (al otro lado del lago).

    Por criticar algo, bien es cierto que quizás no es el mejor sitio para aprender alemán, o Hochdeutsch. Aquí se hablan varios dialectos como el Schwäbisch o el Bädisch y hay palabras que incluso los autóctonos no están seguros si son propias solo del dialecto, pero harán un esfuerzo por hablar contigo en el alemán más ‘correcto’. Además, debido a su proximidad a Suiza, los precios en general son algo más elevados que en el resto de ciudades alemanas de la zona.

    Siendo las tres ciudades tan distintas, vivir en distintas zonas del país te permite tener una mejor comprensión de la cultura alemana y su riqueza, y al mismo tiempo romper con aquellos estereotipos con los que comencé mi andadura por tierras alemanas.

    Y es que abrir tu mente a lo nuevo, asumir los distintos retos que se van presentado, las nuevas experiencias, el multiculturalismo… en definitiva estar fuera de tu zona de confort,  te hace crecer a gran velocidad, tanto a nivel personal como profesional.

    Virginia Hernández Vazquez

    About

    Virginia Hernández es graduada en Ingeniería Industrial por la Universidad Pontificia Comillas. Master of Science in Electrical Engineering por la RWTH Aachen University.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *