• Londres, la ciudad de los rascacielos y la construcción interminable

    by  • octubre 24, 2016 • CONSTRUCCION, ENCONTRAR TRABAJO, INGENIERIA CIVIL, INGENIERIA DE CAMINOS, PRIMERAS EXPERIENCIAS, REINO UNIDO, SALIDAS PROFESIONALES, UNIVERSIDAD DE CANTABRIA • 2 Comments

    4 min lectura

    Hola a todos los ingenieros por el mundo!!

    Mi nombre es Alba y soy Ingeniera de Caminos por la Universidad de Cantabria. Como muchos otros, tras estudiar Ingeniería de Obras Publicas en la Universidad Politécnica de Catalunya y con los grandes cambios acechando al sector universitario español, decidí pasarme a Caminos antes de que fuera demasiado tarde. Por aquel entonces año 2009, la crisis de la construcción ya había azotado al país y tras una breve experiencia de verano en la construcción de la Línea 9 de metro de Barcelona, no vislumbraba muchas posibilidades, así que decidí seguir estudiando.

    1    2

    Cuando termine Caminos en 2012, como muchos otros, me plantee mejorar el inglés. Por alguna razón no me lance a la beca Erasmus así que decidí hacer mi Erasmus personal y empecé a barajar posibilidades. Inicialmente tenía pensado ir a Vancouver, Canadá, pero termine haciendo las maletas para marcharme a Dublín, Irlanda. Lo que parecía iban a ser 4 meses se convirtieron en 2 años y medio, tras los cuales, después de trabajar en empresas de tecnología y finanzas, decidí que eso no era lo mío y que debía darle una última oportunidad a la Ingeniería.

    Mi nivel de Inglés por aquel entonces ya era bastante alto, así que no encontré esa barrera al buscar trabajo en el sector, aunque si el hecho de no tener una experiencia sólida. El nivel requerido es alto y la capacidad de comunicarse a nivel técnico es absolutamente necesaria.

    Tras una entrevista en Londres, conseguí un puesto como Graduate en una empresa constructora en la capital europea. Aunque no era el destino que esperaba, me lance a la experiencia en esta ciudad maravillosa y hasta hoy.

    La empresa para la que trabajo es una de las constructoras más grandes de la ciudad y ha estado implicada en grandes proyectos como el Estadio Olímpico, The Shard o Crossrail (nueva línea de ferrocarril rápido bajo la ciudad), con lo cual he tenido la oportunidad de trabajar en proyectos de peso.

    Empecé como parte de un Training Scheme, en el cual he pasado por diferentes departamentos de la empresa, desde Producción hasta Costes y Licitaciones, para finalmente decantarme por el puesto de Tender Planner o lo que es lo mismo, Planificadora de Proyectos en el departamento de Licitaciones.

    3

    Este tipo de programas de “Training” son comunes en las empresas británicas, prácticamente en todos los sectores y suelen durar alrededor de 2 años. La inserción laboral de estudiantes en Reino Unido es excelente y forma parte del legado de las empresas. Se considera importante que las nuevas generaciones aprendan desde la base para que el día de mañana puedan sustituir a los más mayores que ya se retiran y de los cuales lo han aprendido todo.

    Mis primeras experiencias son una mezcla de gratificación y desencanto. Por una parte, estaba muy contenta de trabajar en un sector que realmente me llenaba pero por otra, fue algo así como no sentirse del todo satisfecho. Me explico, la Ingeniería en Reino Unido siempre fue una profesión liberal y como tal, los estudios no están del todo estandarizados de la misma forma que en España. Para conseguir un grado de reconocimiento profesional debes alcanzar un Chartership que es galardonado por el ICE (Institution of Civil Engineers), un proceso largo y farragoso. Como muchos de vosotros habréis experimentado, la carrera en España es muy dura pero tiene un prestigio profesional que en Reino Unido no impera. Otra gran diferencia es la segregación tan cuadriculada de los puestos de trabajo, así como en España un ingeniero se implica en diferentes áreas, en Reino Unido, todo está especializado y hay el riesgo de encasillarse en un puesto. Esto puede resultar frustrante, al ver que no te brindan la oportunidad de hacer ciertas cosas para las que estas capacitado y que en cambio, se asume que no.

    4

    Durante el primer año y medio estuve trabajando a pie de obra de forma continua, mayoritariamente en control de calidad y preparando planos “as built” para luego continuar en costes y planificación de obra en otro proyecto.

    Los horarios de trabajo en Reino Unido están bien regulados y por lo general se pagan las horas extras, aunque en la construcción los turnos suelen ser de 10 horas como estándar.

    Estoy muy contenta con mi experiencia y tras más de 2 años trabajando para la empresa, he encontrado mi lugar.

    En cuanto al sector de la construcción en Reino Unido, solo puedo dar mi punto de vista de la capital y es imparable!! El sector comercial, que en su gran mayoría incluye edificios de oficinas para banca e inversiones, no parece tener fin. Compitiendo por construir rascacielos cada vez más altos que cambien el Skyline para siempre.

    5

    Por otra parte, el sector residencial está empezando a sufrir una ralentización debido a la crisis de la vivienda, provocada por la fuerte inversión de grandes fortunas extranjeras, que ha inflado los precios convirtiendo el mercado inmobiliario en insostenible. Esto está llevando al Gobierno a plantearse inversiones en infraestructuras, con el fin de descentralizar la economía de Londres y aflojar la presión sobre los inmuebles y servicios.

    Este cambio de rumbo, brinda grandes oportunidades de trabajar en grandes proyectos de infraestructuras, algo que forma parte de mis objetivos. La ciudad y el país no paran de crecer y así como España ha invertido grandes cantidades en infraestructuras en la última década, Reino Unido tiene los deberes pendientes y abre las puertas a empresas e ingenieros extranjeros con más experiencia en este sector, como somos los españoles  🙂

    Tengo que reconocer que me he sentido bien acogida en Londres. Los británicos están muy acostumbrados a los extranjeros aunque, últimamente, ciertos temas como el Brexit han sacado a relucir las diferencias entre la capital y el resto del país, bastante más susceptible al populismo y más  alejados de las formas de pensar de los cosmopolitas londinenses. De momento todo está por ver y cualquier vaticinio no son más que conjeturas.

    En cuanto al futuro, todavía no tengo claro si continuare en este país por muchos años o si me gustaría vivir nuevas experiencias de trabajo en otro lugar más exótico. A largo plazo, si las cosas mejoran no descartaría volver a España.

     

    Alba Alonso Placín

    About

    Alba Alonso Placín es Ingeniera Civil por la Universitat Politècnica de Catalunya, Master's degree, Civil & Structural Engineering por la Universidad de Cantabria. Trabaja como Junior Tender Planner (Pre-Construction Department) at Byrne Bros (Formwork)

    2 Responses to Londres, la ciudad de los rascacielos y la construcción interminable

    1. noviembre 1, 2016 at 11:29 pm

      ¡Enhorabuena Alba! ¡Me alegro por tu meta conseguida! Intentaremos seguir tu camino 😉
      Un saludo

      • Alba
        noviembre 2, 2016 at 11:04 am

        Gracias Luis! No ha sido un camino de rosas, pero al final el esfuerzo valió la pena. ¡Espero sirva de ayuda! Mucha suerte para ti también. Saludos.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *