• No dejes que te encasillen y sal al extranjero ¡a por todas!

    by  • febrero 4, 2019 • Burgos, ESPAÑA, EUROPA • 1 Comment

    5 min lectura

    ¡Hola a tod@ los caminantes!

    Me gustaría contaros mi historia y experiencia de cara a ayudar a estudiantes y profesionales  de ingeniería, en especial de ingeniería civil pero, en definitiva, ingenier@s tod@s.

    Mi historia comienza en 2012 cuando me gradué como ingeniería civil en Burgos (previo curso puente de adaptación al grado, titulación enfocada al EES, y demás burocracia…). Como much@s otr@s compañer@s, al graduarnos en plena crisis económica, emigrar para trabajar en otro país se presentaba como una buena oportunidad, de carácter casi obligatorio si realmente querías probar suerte en ingeniería civil.

    Personalmente, siempre había querido vivir y trabajar en el extranjero y reconozco que tengo facilidad para aprender idiomas y trabajar en ambientes multiculturales. Durante mi periodo Erasmus en Portugal disfruté al máximo de las ventajas que el programa ofrecía y cuando me gradué no dudé en poner rumbo a Reino Unido, en concreto a Londres.

    Supongo que podía haber puesto mi destino en lugares más exóticos o lejanos, como Sudamérica, a donde muchos pusieron rumbo, sin embargo, me encanta el idioma inglés, Londres es una capital vanguardista en términos de arquitectura y diseño y en ella conviven más de 60 nacionalidades… si sobrevives a Londres podrías hacerlo en casi cualquier otra parte del mundo.

    Mi idea era conseguir un periodo de internship, que no pude disfrutar en España, en algún consulting de ingeniería ya que se me daban bien los ordenadores y programas de diseño como Autocad, sketch-up, etc.

    Mis comienzos profesionales en Londres fueron como delineante en la oficina técnica de una pequeña factoría de muebles a medida. Este primer paso fue realmente enriquecedor ya que me ayudó a afianzar mi inglés técnico, a tener mayor confianza en mis habilidades y a disfrutar de trabajar en un ambiente realmente multicultural.

    Tras casi un año con ellos, decidí que era el momento de probar suerte en un consulting de ingeniería y, la suerte me sonrió una vez más y me contrataron como técnico de estructuras en una empresa de cálculo de estructuras, como paso previo a un futuro ascenso a la posición de Graduate Structural Engineer. Perfeccioné mi conocimiento de Autocad, aprendí a usar Revit y gestionar proyectos en BIM y además, calculé estructuras, sobretodo de edificación.

    Conseguí que el cálculo de estructuras me pareciera un arte, ligado a la arquitectura, y me hicieron sentir orgullosa de ejercer de una figura que está, para mi gusto, diluida en mi país, quizá por razones históricas, burocracia demás, y para la cual no me habían preparado desde la universidad, como es el Ingeniero de Estructuras, denominación que en España, muchas veces tengo que explicar en qué consiste.

    Mi primer trabajo de estructura: Family homes in Hackney (Barbauld Road)

    Al principio sentí que me faltaba una vuelta de tuerca, al no haber cursado Ingeniería de Caminos en España o un máster especializado, aunque desde la empresa me animaron a estudiar por mi cuenta, me facilitaron formación y los ingenieros seniors que me rodeaban siempre estaban dispuestos a compartir conocimientos y experiencia, pues decían que no era necesario un máster y que lo importante era obtener la certificación Charterhisp, bien por el ICE o por el IStructE. Estuve a punto de cursar un máster en ingeniería de estructuras, que rondan las 11.000 libras, sin embargo, tras un intercambio de emails con el organismo del Colegio de Caminos en España, me informaron de que no me lo reconocerían en mi posible vuelta, así que me encontré en un momento de indecisión profesional.

    Fue por aquel entonces cuando descubrí este blog y el hilo abierto sobre obtener el Chartership y la equiparación de la figura de ingeniero de caminos a nivel de Máster en el extranjero e invito a todos los profesionales emigrantes, inmigrantes y futuros estudiantes a que se informen bien acerca de las competencias, atribuciones y convenios que rigen en cada país y a pensar bien PARA QUÉ se necesita un Máster y QUÉ ES lo que se quiere obtener con el mismo.

    Azotea de edificio en hormigón de uno de mis proyectos – Strand East
    Algún pequeño trabajo de estructura singular

    Después de algo más de tres años trabajando para esta pequeña firma, de la que hice mi segunda familia en Londres (de tamaño medio con el paso del tiempo) y, no sin pena, decidí retornar a España por motivos personales.

    El regreso a Burgos se hizo un poco cuesta arriba, ¿os lo imagináis, verdad? (Londres –Burgos y las comparaciones son, cuanto menos, odiosas), sin embargo encontré un puesto muy parecido al que tenía en Londres en mi ciudad natal y en el que trabajo actualmente, que me ha permitido continuar con mi profesión a la vez que pasar más tiempo cerca de mi familia y amigos (algunos de los que se quedaron por aquí). Obviamente echo de menos las opciones que ofrece una ciudad más grande y estoy abierta a cambios así que ¡ya veremos qué nos depara el futuro!

    Comentar que cuando me incorporé a mi puesto actual y vi el convenio por el que se rigen los consultings de ingeniería, que es por lo que se supone que luchan los colegios profesionales, y el panorama en general, me sentó como un jarro de agua fría al ver las cifras, os invito a que lo busquéis en Internet y a que comparéis los salarios de nuestros homónimos en distintos países alrededor del mundo.

    Burgos – mi actual empresa remodelando el estadio de fútbol El Plantío

    En estas tablas, los graduados aparecemos en grupo II así que harta de las comparaciones entre ingenieros superiores y técnicos, de que me preguntaran por mi capacitación profesional y la competitividad entre compañeros, me matriculé en el Máster en Ingeniería de Caminos y actualmente lo compagino con mi trabajo, gracias a un duro esfuerzo y la ayuda de mi familia, compañeros, mi empresa y demás apoyo moral…

    Por lo tanto, me gustaría animar a todos los estudiantes a que completen sus estudios de máster antes de comenzar su andadura profesional al 100%, si se ven abocados a ellos, ya que compaginar trabajo y estudios es bastante duro, especialmente, si no se dispone de un horario adaptado para hacerlo, como ocurre en países que ofertan estudios part-time. Si se tratase de un máster no habilitante, y se tuviese la posibilidad de cursarlo en el extranjero, no perder la oportunidad y “lanzarse a la piscina” de vivir en otro país y disfrutar de las ventajas y las diferencias de los ambientes multiculturales.

    Animo a todo el mundo a salir de su zona de confort, a perseguir sus sueños, ideas e inquietudes, a atravesar barreras ideológicas y profesionales, y a no encasillarse, que es algo que en mi opinión, se lleva en la mentalidad de la antigua formación en España. He aprendido que la formación es un paso secundario si la actitud y la pasión van por delante y son las adecuadas y, obviamente, es fundamental una formación en ingeniería pero no hay que obviar la transversalidad de nuestras aptitudes.

    Me gustaría acabar recordando que convivimos en un sistema global y cambiante, rápido y efímero, a merced del mercado y, como he leído en una entrada en el blog de Alba, las necesidades de ahora pueden no ser las necesidades futuras así que dejad de encasillaros, abrid la mente y perseguid vuestros sueños, que suena muy tópico, pero hay metas que son menos inalcanzables de lo que parecen.

    Y por último, ¡ofrecer mi contacto por si pudiera ayudar a alguien! adrianarenedo@hotmail.com

    Un saludo,

    Adriana Renedo Rodríguez

    About

    Adriana Renedo es Ingeniera Civil por la Universidad de Burgos.

    One Response to No dejes que te encasillen y sal al extranjero ¡a por todas!

    1. febrero 5, 2019 at 10:42 pm

      Enhorabuena! Me alegro mucho por tu experiencia vital.i

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *