• Qatar: retos profesionales y culturales

    by  • julio 27, 2017 • CONSTRUCCION, ENCONTRAR TRABAJO, INGENIERIA CIVIL, INGENIERIA DE CAMINOS, PRIMERAS EXPERIENCIAS, SALIDAS PROFESIONALES, UNIVERSIDAD DE GRANADA • 21 Comments

    4 min lectura

    Durante los primeros días de mi estancia en Qatar, la pregunta que más escuché fue si estaba casada. Lo que para una mujer árabe es una pregunta de lo más normal, para cualquier europea puede resultar un tanto fuera de contexto. Entonces aún temía que en algún momento las diferencias culturales se hicieran demasiado obvias, y dudaba incluso de si llegaría a poder desarrollar mi trabajo con naturalidad en un país como este. Al fin y al cabo, el sector de la construcción es uno de los más susceptibles de asociarse con el sexo masculino, y en un país árabe, a saber.

    Más adelante me las vería con alguna que otra situación que me recordaría que esa diferencia entre hombres y mujeres efectivamente existe, aunque no fuera limitante a la hora de desarrollar tu trabajo con relativa normalidad, incluso a pie de obra. Por mencionar alguna de las graciosas, que son la mayoría, recuerdo cuando al cambiar de obra pedí unos zapatos de seguridad nuevos. La sorpresa vino cuando, al recibirlos, abrí la caja y encontré un modelo algo distinto al que estaba acostumbrada a ver a mis compañeros. Mis zapatos, en lugar de marrón claro como los del resto, eran negros con líneas rosa fucsia. En la lengüeta podía leerse safe and glamourous.

    Vivir y trabajar en Qatar es todo un reto. A nivel profesional, el solo hecho de trabajar en el extranjero es una experiencia bastante estimulante. Si tienes la oportunidad de trabajar en un idioma distinto al materno, más aún, y si a esto le sumas el choque frontal con la cultura árabe, el resultado puede ser de lo más interesante.

    Las diferencias en cuanto a métodos de trabajo -y esto es aplicable a cualquier otro lugar del mundo- te ofrecen una perspectiva algo distante de la forma en la que hacemos las cosas en España. Todos los españoles que estamos o hemos estado trabajando fuera vamos a tener la oportunidad de volver con mayor capacidad de autocrítica, y creo que esto será positivo para el futuro del país, tal y como está la situación ahora, en especial para los que barajamos, o por lo menos no descartamos, la posibilidad de volver y continuar allí nuestra trayectoria profesional en algún momento.

    En estos tiempos de inestabilidad política en los que a los españoles nos gusta tanto descalificarnos profesionalmente, es buen ejercicio compararnos con otras nacionalidades para darnos cuenta de que somos buenos profesionales y de que hemos contado con una buena educación que es importante valorar y preservar. Ya se hace un poco cansino el comentario de barra de bar acerca de cómo las constructoras españolas hacen el ridículo en el extranjero porque “se creen que fuera de España van a vender la moto del modificado”.

    Qatar no deja de ser un país bastante surrealista. Confluyen bastantes factores que hacen que la mezcla resulte algo explosiva. Se trata de gente que en 50 años ha pasado de vivir en el desierto a tener un skyline que, desde lejos y con algo de miopía, podría confundirse con Manhattan. La densidad de maquinaria que existe (y más aún que ha existido) en este país hace pensar que en un momento dado, y a falta de coches, cada qatarí podría perfectamente ir a trabajar en su propio bulldozer. Bien es cierto que los locales constituyen tan solo el 15% de la población total del país, dato bastante poco común si lo comparamos con cualquier otro lugar del globo. Yo diría que la personalidad del qatarí está en parte forjada por el hecho de ser una aplastante minoría dentro de su propio territorio.

    La proximidad de un evento deportivo de tal magnitud como es el mundial de fútbol en 2022 explica que la capital entera esté en obras. No hace falta más que echar un rápido vistazo desde tu asiento mientas aterrizas en Doha para tener una imagen bastante certera del país en su conjunto: una capital que alberga a más de la mitad de la población total y que tiene una obra en cada esquina, el equivalente a la densidad de bares por metro cuadrado en España, que diríamos también los españoles; rascacielos de todos los gustos y formas; un museo del arquitecto Jean Nouvel que asemeja una rosa del desierto y que promete convertirse, una vez terminado, en emblema del país y de su gusto por las grandes firmas en arquitectura…

    Pero tras toda esta fachada de cartón piedra, la escasa calidad e inexistente planeamiento urbanístico del conjunto nos hacen dudar a muchos del proyecto de país que intentan mostrar en el escaparate internacional. También se nos plantean muchas preguntas acerca del futuro incierto de un país que trata de diversificar una economía basada en el gas y la construcción. Pero bueno, si Dubai lo ha logrado, quién dijo imposible.

    No sé si estaré aquí para comprobarlo, pero mi estancia en Qatar va para dos años y por ahora no tiene fecha de vuelta. La experiencia está siendo muy positiva. A nivel profesional he crecido muchísimo y a nivel personal creo que el choque cultural me ha hecho más tolerante en muchos aspectos, pero también más intolerante en otros, que tampoco está mal.

    Después de estar aquí pienso que es posible trabajar en cualquier parte del mundo, siempre que se garanticen unas condiciones básicas de seguridad y calidad de vida. Las dificultades propias de cada lugar del mundo acaban por convertirse en aptitudes, que quedan registradas entre líneas en la localización de cada puesto de trabajo en el currículo. En el mío ya se pueden leer Chile, Alemania y Qatar (aunque los dos primeros brevemente). Con suerte, seguiré sumando.

    Paula Encinoso

    About

    Paula Encinoso es Ingeniera de Caminos, Canales y Puertos por la Universidad de Granada, actualmente trabaja como Site Civil Engineer en SACYR, Qatar.

    21 Responses to Qatar: retos profesionales y culturales

    1. Juan C Bravo
      agosto 1, 2017 at 10:26 am

      Buen análisis Paula. Sin duda la experiencia personal y profesional allí te hace y te hará crecer.
      Yo trabajé en Iraq tres años del 82 al 84 durante la guerra entre Iraq e Irán.Se preocupaban más desde España que la inseguridad que nosotros percibíamos en al país a pesar de trabajar en una base militar….y ver salir bombarderos.Una gran experiencia. A mí como hombre y con 24 años me preguntaban que porqué no me había casado. A Iraq no le fue bien esperemos que a Catar sí y que toda esa zona del Golfo se regenere y alcance una forma de vida sostenible, Un gran reto sin duda que no sólo depende de la construcción sin de ellos mismos.
      Mucha suerte y saludos

      • Jose Aguilar Medina
        Jose Aguilar Medina
        agosto 1, 2017 at 7:00 pm

        Profesionales como tú Juan abrieron caminos a muchos, gracias por escribirnos. Si algún día te apetece escribir algo en la web que nos ayude a todos no dudes en decírmelo.

      • Paula
        agosto 13, 2017 at 10:42 am

        Exacto Juan, la esperanza de los países de la zona esta en que estos que ahora mismo tienen una situación económica provilegiada consigan construir algo que valga la pena. Veremos como se van desarrollando las cosas…
        Mientas tanto a aprender.
        Un saludo!

    2. Eduardo
      agosto 1, 2017 at 11:03 am

      Mucha suerte desde UAE.

      Muchos ingenier@s españoles de la construcción que por culpa de la crisis nos hemos tenido que buscar la vida en el Golfo! Yo tres años ya en UAE peleando contra todo lo inimaginable y más.

      Dejando el pabellón bien alto alla donde vamos!

      • Jose Aguilar Medina
        Jose Aguilar Medina
        agosto 1, 2017 at 6:58 pm

        Hola Eduardo, si quieres compartir tu experiencia en UAE estos 3 años puedes hacerlo en caminahora. Puede ayudar a muchos compañeros y compañeras.

      • Paula
        agosto 13, 2017 at 10:45 am

        Me imagino que ahí debe ser algo más duro que aquí… Desde luego es para estar orgulloso. Y sí, a trabajar duro y conseguir preservar la calidad de los ingenieros españoles, que es lo que nos da de comer.
        Un saludo y mucho ánimo!

    3. Alba Alonso
      agosto 1, 2017 at 1:42 pm

      Hola Paula, gracias por compartir tu experiencia que como mujer en un país árabe como lo es Catar es de los más interesante. Yo llevo 6 años trabajando fuera de España y tengo cada vez más ganas de desarrollar lo que he aprendido en mi propio país tras haber adquirido experiencia en diferentes técnicas y formas de trabajo. Estoy de acuerdo contigo en que debemos parar de menospreciarnos puesto que los ingenieros/as españoles estamos muy bien, e incluso mejor preparados que muchas otras nacionalidades, cosa de la que me he dado cuenta al trabajar con gente de multitud de países. Aprovecha esta experiencia al máximo y a seguir sobrellevando las dificultades que se nos plantean por el camino.

      • Jose Aguilar Medina
        Jose Aguilar Medina
        agosto 1, 2017 at 6:56 pm

        Hola Alba, si te apetece escribir me lo dices y organizamos tu colaboración. Gracias!!!

      • Paula
        agosto 13, 2017 at 10:47 am

        Totalmente de acuerdo Alba. A mi me pone de mal humor muchas veces lo que escucho sobre España, tanto dentro como fuera. A veces parece que no nos damos cuenta de que la mala publicidad la creamos nosotroa mismos. Y luego ves otras nacionalidades, como los ingleses, que se venden tan bien… Esperemos que las coaas cambien.
        Un saludo y mucha suerte!

    4. Isabel
      agosto 1, 2017 at 5:12 pm

      Hola Paula, gracias por compartir… Yo llevo un par de meses en Argelia… Me había ganado la vida bien en España, durante bastante tiempo, en la construcción, había hecho bastantes cosas diferentes y crecido con ello pero, al final, toca el exilio. Tuve dos ofertas anteriores, hace años, para expatriarme, pero no acepté y cuando me ofrecieron venir aquí, dije, OK, a la tercera va la vencida… Argelia también es un país musulmán, así es que entiendo perfectamente las diferencias. Antes de venir, mucha gente me previno, me dijo que estaba loca, etc., etc., al final, limpié mi mente, la abrí de par en par, y me vine (con mis gatas) y sí, hay cosas diferentes, es lógico, nada que no se pueda sobrellevar; ellos, los argelinos, son acogedores y te abren las puertas de par en par, tú decides si entras o no, y yo decidí coger el toro por los cuernos desde el primer día y toro y yo, aquí estamos. Hace mucho calor, hay menos medios a nuestro alcance, la vida es algo menos cómoda de lo que estamos acostumbrados, pero bueno, nada que te vaya a matar o dejar KO. Yo llegué en pleno ramadán y decidí acompañarles las horas de trabajo, después en mi casa hacía mi vida, y se lo dije claramente, lo hago por respeto a vosotros. Y así voy, asumiendo mi nueva vida cada día, practicando mi paciencia, aquí el ritmo es más lento, más acompasado que en nuestro país, adaptándome a la cultura, en fin, lo que siempre he pedido que hicieran los extranjeros que venían a trabajar a nuestro país. Al final, el movimiento se demuestra andando, y aquí, la extranjera soy yo, o sea, si quiero que en mi país me respeten, yo tengo que cumplir en el suyo y, aunque a veces nos sorprendemos mutuamente, no es tan malo como me lo habían querido pintar antes de venir, tan sólo es algo diferente. El ser humano está hecho de la misma materia aunque se vista de distinta forma (y con vestido me refiero a la cultura, no a la ropa, que forma una pequeña parte de la cultura, pero no todo), lo más importante, en mi opinión, es respetar y hacerte respetar, observar y vivir… Paula, muy buen artículo y me ha gustado mucho lo de tus botas de trabajo, y yo que me traje unas Cofra de España para que me duraran mucho, jajajaja, ¡con lo que me gusta el rosa fucsia!

      • Jose Aguilar Medina
        Jose Aguilar Medina
        agosto 1, 2017 at 6:50 pm

        Hola Isabel, si te animas a contarnos tu historia en un post no dudes en decírmelo. A muchos puede serle útil.

        • Isabel
          agosto 7, 2017 at 10:04 am

          Hola José, buenos días y gracias… La verdad es que llevo tiempo pensando en escribir algo, sí, sobre todo porque la gente que había venido aquí antes me había contado unas historias de fantasmas estupendas y luego te das cuenta de muchas cosas, así es que sí, acepto el reto… Ya me dirás qué hacemos. Un cordial saludo para ti y para todos los colegas que pasen por aquí.

          • Jose Aguilar Medina
            Jose Aguilar Medina
            agosto 7, 2017 at 11:43 am

            Hola, te he mandado email, ahí te indico cómo puedes escribirnos.

      • Paula
        agosto 13, 2017 at 10:52 am

        Hola Isabel, espero que finalmente te decidas a escribir tu historia porque por lo que intuyo tienes mucho que contar. Me ha gustado lo que cuentas de tu manera de acecarte a la cultura de acogida y sobre todo el que tengas tan presente que los extranjeros ahora somos nosotros. Esta claro que muchas veces se nos olvida.
        Un saludo!

    5. María Paredes
      agosto 9, 2017 at 7:51 am

      Hola Paula, yo voy para dos años en Omán, y la situación es muy similar, también trabajando en obra, por lo que me siento bastante identificada con lo que cuentas. Me gusta ver que cada vez haya mas chicas trabajando por estos lugares. Lo de las preguntas personales es muy común, no tiene mayor importancia, al final es normal que despertemos su curiosidad… son muchas anécdotas que denotan las diferencias culturales que existen y que para nosotros son un capítulo más de nuestro aprendizaje. Creo que estos tipos de países te ofrecen muchísimo a la hora de valorar todo lo que te rodea, sobre todo por la forma en que ves que se conciben las cosas, como bien comentas, la mayoría de la población ha vivido dos mundos prácticamente opuestos, el de hace 30 anos y el de ahora. (Esperemos que esto les dure mucho !)Mucho ánimo, lo importante es demostrar que nos gusta lo que hacemos y que nuestras limitaciones únicamente son las que otros nos imponen. Buen artículo. Que disfrutes la experiencia y que sigas sumando.

    6. Emilio Q.S
      agosto 12, 2017 at 10:41 am

      Hola, en primer lugar gracias a la autora del articulo por compartir su experiencia, algo que se agradece tanto cuanto se está en la etapa previa a dar pasos similares.

      Estoy apunto de elegir una ciudad en UK para comenzar mi carrera laboral. Mi duda es acerca del nivel de ingles que es realmente necesario para comenzar a trabajar como ingeniero. Actualmente tengo un nivel b2 medio ( alto en cuanto a vocabulario, pero medio en cuanto a comprensión de acentos nativos aún). La idea que más me preocupa es que, partiendo desde las academias de ingles, no tengo vocabulario técnico y/o administrativo, que se me antoja imprescindible para desarrollar el trabajo o ya para ir pasando entrevistas.

      Leo las habituales experiencias en las que la gente comenta que todo va mejorándose rápido, pero desconozco el nivel de ingles de el que partían estos compañeros, quizás C1, y no quiero encontrarme en la situación de irme con un nivel insuficiente y ver que estoy lejos de ser contratado (No sé, si a modo de denominador común, para entrevistas de recién licenciados es necesario la resolución de ejemplos prácticos o optando a un periodo de practicas consideran que iras adquiriendolo en los siguientes meses, etc).

      Agradezco cualquier orientación por parte del autor o algún lector que pueda arrojarme algo de luz acerca del nivel de ingles conveniente y/o de es una entrevista en general para un recién licenciado.

      • Paula
        agosto 13, 2017 at 11:00 am

        Buenas Emilio.
        Yo no he buscado trabajo en UK, con lo que a lo mejor no soy la mejor indicada para opinar. Supongo que el nivel de inglés que te piden es alto, pero en cualquier caso si partes de un B2, en ningún sito vas a aprender más rápido que en un país de habla inglesa. Si no te ves lo suficientemente preparado te recomiendo que vayas y esperes unos meses a empezar a aplicar, por aquello de que no te dejen de dar un puesto por una cuestion de idioma. Que además es algo que se va a solucionar en cuestión de meses. No se, en cualquier caso es bueno echarle ganas, irte cuanto antes, y ya verás como en poco tiempo mejoras muchísimo.
        A lo mejor algún otro lector que haya sstadp buscando trabajo en UK gr puede orientar un poco mejor sobre esto.
        Mucha suerte!

    7. Carlos Puro Contreras
      agosto 12, 2017 at 11:39 am

      Muy buena historia, si. Me alegra mucho ver el sentimiento generalizado que tenemos todos los emigrados (después de leer muchos de estos artículos y hablar con muchos otros conocidos) de que en España estamos muy bien preparados tanto como por conocimientos como por habilidades. Y nos damos cuenta al tratar con profesionales de otros países, tanto del país de destino, como de otros, con los que trabajamos. Tengo la certeza de que estas generaciones que hemos tenido que salir de españa en mayor cantidad que las anteriores, acabaremos volviendo y ayudaremos a cambiar el curso de las profesiones en España. Como bien has dicho, Paula, estamos desarrollando mucha autocrítica, tolerancia para unas cosas, e intolerancia para otras, y encima estaremos convencidos de ello por experiencia.

      ¡Ánimo a todos, y a seguir luchando por nuestro desarrollo personal/profesional!

      • Paula
        agosto 13, 2017 at 11:03 am

        Gracias por tus palabras Carlos.
        Exacto, ahora estamos en fase de creernos lo que valemos. Lo próximo es aprender a vendernos, que también es importante.
        Un saludo y mucho ánimo a ti también.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *