caminahora

¿Salir?

Las primeras ‘salidas’ del lugar donde crecí remontan a hace mucho tiempo. 

Salir del pueblo;

salir de la ciudad donde cursé la carrera; de aquella donde hice el programa Erasmus;

salir para hacer prácticas en un estudio de arquitectura con el programa europeo Leonardo, seguir en el mismo pais para hacer un Máster y luego un doctorado en urbanismo;

salir nuevamente para seguir un camino de investigación empezado con la tesis doctoral como investigador visitante y, hoy,

salir otra vez para otro visiting asociado a un contrato de investigación posdoctoral.

¿Salir?

Me decían: “¿Te vas?”; “¿Sales de tu país?”; “¿Te vas de tu nuevo país?”.

Desde los principios nunca pensé que ‘salir’ definiera bien mis desplazamientos.

Me movía y sigo haciéndolo, me desplazaba y sigo haciéndolo en este país de países que llamamos Europa. Casi siempre mis movimientos se desenvolvían y se desenvuelven dentro de Europa. Entendí más tarde que me siento Europea, más bien Europea mediterránea o de aquella parte de Europa hasta donde el Mar Mediterráneo llega a contaminar otras culturas. Ahora estoy desarrollo una investigación postdoctoral sobre el estuario del río Tajo y el área metropolitana de Lisboa. El Tajo lleva el mediterráneo hasta el Atlántico, Lisboa es mediterránea y atlántica a la vez.

La investigación, desvinculada de la docencia, centrada en temas de arquitectura, urbanística y paisaje, es un camino incierto. Son escasos los programas de ayuda que contemplan estas temáticas de investigación y, una vez encontrados, a menudo los arquitectos tenemos que competir con profesionales de otras disciplinas más ‘científicamente’ competitivas.

La cientificidad de la producción de un investigador con título en arquitectura es a menudo difícil de medir. El lidiar con términos más próximos a la esfera de la estética, nos hace proponer temas de investigación considerados a menudo más cercanos a las disciplinas artísticas.

No obstante, lo poco etiquetable y el situarse entre una y otra disciplina hacen nuestro trabajo más atractivo e interesante.

En la vispera de un nuevo desplazamiento – tres meses de visiting research en el IUAV de Venecia (Italia) – creo que mi mochila de desplazamientos, la mezcla de entusiasmo y cansancio con los que está cargada a la hora de emprender el camino hacia un nuevo entorno de trabajo, sea mi mayor fuerza.

Mi mochila de desplazamientos es mi ser investigador/arquitecto / arquitecto investigador, el gran valor de las experiencias vividas materializan una fuerza que me permite adaptarme y saber esperar las próximas ocasiones con tranquilidad.

Caterina Anastasia

Caterina Anastasia

Caterina Anastasia es Arquitecta por la Università degli Studi di Firenze, doctorando en la Universitat Politècnica de Catalunya.

Escribe un comentario