caminahora

SER UN PROFESOR EMPRENDEDOR EN LA UNIVERSIDAD DE GRANADA Y NO MORIR EN EL INTENTO

Estudié la Licenciatura en Ciencias Físicas y me doctoré en esa misma disciplina en la Universidad de Granada. Siempre he estado vinculado al Departamento de Física Aplicada, donde inicié la denominada carrera docente hasta alcanzar mi situación actual de funcionario de carrera por oposición, después de haber pasado por todas las etapas de esa carrera, como becario de investigación, diferentes figuras contractuales y, finalmente, Profesor Titular de Universidad.

Con más de 25 años de servicios en la Universidad de Granada en la actualidad, he impartido muchas asignaturas en diferentes titulaciones, algunas tan curiosas para mi perfil como Instrumentación Clínica en los estudios de Fisioterapia, si bien mi docencia ha estado tradicionalmente relacionada con la Física General, las Contaminaciones Físicas y la Física del Medio Ambiente, principalmente en los estudios de Física y de Ciencias Ambientales.

Todo iba bien, según un patrón tremendamente clásico, diría que incluso aburrido (por estándar), teniendo en cuenta mi doctorado e inicios en la investigación sobre Física de la Atmósfera. Pero en el año 2002, tras más de 15 años en la Universidad de Granada, se produce un hecho singular en mi vida profesional, con importantes consecuencias tanto académicas, como investigadoras e incluso personales: descubro que existe otra universidad, otra realidad, un mundo nuevo, diferente al que conocía, radicalmente motivador e ilusionante, a la par que desafiante.

Ese curso, siendo profesor de Contaminaciones Físicas en 4º curso de Ingeniería Química, tropiezo con las Junior Empresas [1] . Tengo acceso al mundo del emprendimiento juvenil de la mano de varios alumnos que, motivados por el contenido de mi asignatura sobre contaminación acústica, me proponen ser tutor de un trabajo que ellos pretendían realizar: el mapa de ruidos de la ciudad de Granada. ¿Qué? ¿Cómo? ¿Junior Empresas?…..¿eso qué es?

Mapa de niveles sonoros - Barrio del Zaidin (Granada)
Mapa de niveles sonoros – Barrio del Zaidin (Granada)

 

Comenzaba, sin saberlo, una travesía que me llevaría a cambiar radicalmente mi docencia, mi investigación, mi concepto de universidad de calidad, mi relación con el alumnado, mi trabajo, mi forma de ser, mi vida en definitiva. Casi sin darme cuenta, me inicié en el emprendimiento y, desde entonces, soy un profesor más completo (me gusta pensar que mejor) y una persona mucho más feliz.

Aparté de mis preocupaciones asuntos tan baladíes (en mi renovada opinión) como la permanente lucha por adquirir los méritos institucionalizados por el sistema universitario de evaluación, la permanente lucha por las publicaciones y los proyectos del plan nacional de investigación, la permanente lucha por hacer cosas que figuraran «bien alto» para que fueran «bien reconocidas» por el establisment corporativo, para pasar a disfrutar de una nueva vida universitaria. Esa nueva etapa vital incluía, a partes iguales y con el mismo protagonismo e importancia, mi relación con el alumnado, la docencia, mi investigación y mi forma de entender la vida. Comenzaba a disfrutar realmente de mi trabajo y a ser consciente de la importancia que dicho trabajo tenía (y tiene) en el desarrollo económico y social de mi país. Por tanto, de la importancia de mi contribución al bienestar y progreso de la sociedad en la que crecerían mis hijos.

Trabajando en el plan de empresa
Trabajando en el plan de empresa

 

Este cambio y este nuevo camino me ha llevado a ser tutor de varias Junior Empresas, acompañar a mis alumnos/as en muchos y variados proyectos empresariales con importantes connotaciones y derivas personales, a fundar mi propia empresa de base tecnológica, la segunda Spin Off de la Universidad de Granada en 2005, a cambiar mi investigación pasando de la Física de la Atmósfera a la Acústica Ambiental, a aprender cómo funciona el mundo real, más allá de las aulas, a adquirir una experiencia y unos conocimientos que han resultado ser decisivos en las asignaturas que imparto, a dejar de usar libros y el conocimiento de otros, para usar mi propias experiencias a la hora de ilustrar mi docencia.

Me ha llevado a hablar en mis clases de cosas reales, tangibles, tal cual las demanda la sociedad y no tal cual la teoría dicta, a ver a mis alumnos/as el día de su graduación como personas que intentan acceder al mundo laboral y no como personas que terminan unos estudios, a ayudarles mediante un primer contrato en prácticas en mi empresa, como trampolín para proyectos de mayor envergadura en otras empresas, a ser su tutor en la dimensión amplia de la palabra. Me ha llevado a pelear por contratos y proyectos que luego nadie me ha valorado en mi currículum, por no ser de convocatorias oficiales de planes nacionales de investigación, pero que mi alumnado ha agradecido enormemente por las sinergias tan enormes que han generado y la riqueza de las enseñanzas que de ellos hemos obtenido. Me ha llevado a trabajar en grupo, configurar grupos, organizar grupos, entender y transmitir que en la colaboración entre carreras y titulaciones está el germen del éxito, que caerse no es un problema sino no ser capaz de levantarse.

unnamed

 

He podido observar que muchas empresas demandan mis servicios precisamente por tener un «know how» adquirido de esta actividad emprendedora. He podido transferir mi conocimiento y generar riqueza a mi universidad, una universidad que no ve más allá de los sexenios y quinquenios tradicionales, ásperos, de enmarcar en un cuadro pero inútiles en la práctica. La práctica de transmitir ilusión entre nuestros alumnos/as, descubrir su potencial, animarles en el emprendimiento, guiarles y ayudarles en todas y cada una de las etapas de su vida. Una vida que comienza realmente cuando se gradúan y acceden al mercado de trabajo, que luego continúa y llega a permitir que mantengamos el contacto y una retroalimentación que me sigue mejorando como profesor y como persona.

Esta es mi experiencia, inimaginable e impagable y sólo accesible para personas sin miedo a dejar de ser un profesor universitario e intentar ser un profesor emprendedor. A pesar de los obstáculos, a pesar de las críticas, a pesar de las modas, a pesar de poder morir en el intento, entendiendo que lo único que arriesgas es dinero (sexenios, cátedra, etc.) Los beneficios, sin embargo, te harán olvidar todo ese mundanal ruido universitario y te permitirán alcanzar la plenitud, como profesor universitario y como persona. Así, al menos, lo he vivido y lo vivo yo.

Algunas referencias

[1] Junior empresas – Sitio web de la Confederación Española de Junior Empresas http://www.ceje.org/

Jerónimo Vida

Jerónimo Vida

Profesor en la Universidad de Granada.
Departamento de Física Aplicada, Facultad de Ciencias.
(https://www.linkedin.com/in/jeronimovida)

Docencia: Física del Medio Ambiente, Contaminaciones Física y Acústica Ambiental.
Investigación: Mapas estratégicos de ruido, predicción del ruido ambiental, gestión y control del ruido ambiental, relaciones dosis-efecto, ruido-salud y calidad acústica.
Transferencia: Consultoría ambiental y sostenibilidad urbana en todas sus dimensiones.

11 comentarios

  • Estupendo, genial, maravilloso, ENHORABUENA, si, con mayúsculas….. por aceptar y adaptarte a los cambios, por salirte del camino marcado con sus penas, con sus miedos y reservas, todo ello felizmente superado. Me alegro que esas «preocupaciones» se hayan convertido en orgullo, muy merecido y luchado. Por suerte aún quedan profesores como tú, seguro que tus alumnos valoran ese esfuerzo y sobre todo esa experiencia con la que le puedes hablar de la vida real. Aún me río con cierta añoranza (y te lo he dicho muchas veces) del «choque» de las asignaturas y temarios que estudié con la vida laboral real, una pena no haberme cruzado con alguien como tú.

    En definitiva, si estás feliz (doy fe), me alegro y si estás orgulloso, te lo mereces……..»Quien se atreve a enseñar, nunca debe dejar de aprender.» (John Cotton Dana).

    Un fuerte abrazo!

  • enhorabuena Jerónimo. Binomio y amigo no del alma sino en el alma. No solo excelente persona sino seguro que mejor profesional. Suerte la de tus alumnos clientes y amigos de poder aprender de ti y de ser receptores de todo lo que eres capaz de aportar. Un fuerte abrazo

    • Muchas gracias Fernando !!….efectivamente, amigo «en el alma». Lejos físicamente, pero cerca en el sentimiento de afecto mutuo. Eres mi amigo (y, por ello, nada objetivo conmigo), pero además de eso, tú conoces mejor que nadie el «mundo real», por lo que agradezco especialmente tu confianza. Otro fuerte abrazo para ti!!

  • No te daré la enhorabuena aun porque se que te queda mucho por recorrer y quieres seguir haciéndolo, pero si te agradeceré la pasión y la magia que impregnas en quien tiene algún mínimo interés en prosperar. Además de magnífico profesor, eres una magnifica persona.
    A seguir así!
    Un abrazo.

    • Me he extendido más de la cuenta en mi comentario anterior, del cual tú también eres parte…..así que sólo te diré una cosa: gracias infinitas Sergio!! Para quien lea este comentario, le diré que Sergio fue alumno mío de Ciencias Ambientales hace muchos años. Persona luchadora y emprendedora, he tenido la suerte de conocer su trayectoria pasado el tiempo y disfrutar con sus éxitos. También he tenido la inmensa satisfacción de contar con su ayuda (y enseñanza) colaborando en mis clases de Proyectos (en Física), en las que mi buen amigo (en tiempos alumno) Sergio participó como experto y ejemplo a seguir ante mis actuales alumnos/as, contando cosas y compartiendo una sabiduría (la suya) que no viene en los libros de texto. Tal cual lo expresaba en mi artículo. Abrazos Sergio !!

  • Como que.a.mi.solo me.viene a la mente decir bien venido a la vida moderna. Y que no hay otra opción. Lo.que.no vaya en.ese.camino estará.matando a.la.universidad.española.
    Diría que es.un.mensaje reconfortante.el.suyo si.no fuera porque el.tono de.sentirse.iluminado en una.nueva senda.frente.al.resto.de.la.institucion.refleja.lo especial.de.su caso. Aun asi enhorabuena.por.su.encomiable.y necesaria.labor.
    Un.saludo

    • Muchas gracias por sus palabras Elena. Nunca he pretendido, ni pretendo, dar lecciones a nadie o mostrarme como el «ejemplo a seguir», porque no creo tener méritos para ello. Sólo hablo de mí y de mi experiencia cuando me preguntan o me dan la oportunidad de expresarme, como en este caso. Tampoco mi historia es nueva, pues son muchos los compañeros/as (en Universidad de Granada y en otras universidades) que también comparten experiencias parecidas. Lo único que pasa es que yo inicié este camino hace más tiempo que la mayoría, cuando no estaba tan de moda crear Spin Off universitarias, cuando no estaba tan bien visto que un profesor «se metiera a empresario» (por decirlo de una forma fácil). Todo lo que ha venido después me ha dado la razón, sobre la conveniencia de esta actividad empresarial ligada a la docencia e investigación. Sin embargo, tampoco hay que desmerecer a quien no opte por este camino. Es algo muy personal y responde a unas circunstancias muy concretas y específicas, como las que se dieron en mi caso. Dicho lo anterior, y una vez metido de lleno en este proceso (ser emprendedor en la universidad), llega lo que sí es criticable: el sistema no te lo valora. Te da el empujón, pero no te pone paracaídas. Eso es así actualmente, pero tampoco pasa nada en función de cómo te lo tomes y como lo vivas. En mi caso, me encuentro bien y feliz con el resultado. Podría ser todo lo contrario, pero no es así. Por eso lo cuento, por si alguien se anima, para que no desista en su empeño a pesar de las deficiencias del sistema, porque el beneficio (de ser emprendedor) le compensará de sobra. No me siento «iluminado» porque no tengo soluciones para todo, ni mágicas ni menos mágicas. Tampoco soy, como he dicho antes, un modelo para nadie. Sin embargo, y esto sí es lo que pretendía transmitir, el esfuerzo merece la pena. Como dice Sergio en su comentario más abajo, mi camino no ha concluido. Sigo en él y me mantengo hasta que el tiempo me jubile. Mientras tanto, intento disfrutar de la vida tanto como puedo. La docencia, mis estudiantes y lo que puedo hacer por ellos/as, suponen una magnífica motivación (entre otras) para levantarme cada día. Perdón por este comentario largo y gracias de nuevo Elena !! Un saludo cordial.

  • Felicidades por tu trayectoria. He tenido y tengo el privilegio de haber compartido contigo muchas de las fases que versas en el artículo, pero me quedo con la amistad que este mundo emprendedor nos ha dado. Continua siendo así, que los sexenios y las cátedras no dan la felicidad ni el reconocimiento real de tu entorno; entorno que no puede sino hablar cosas buenas de ti y tu persona.

    Un abrazo. Rayko Lorenzo.

    • Efectivamente Rayko, hemos vivido conjuntamente gran parte de esa trayectoria. Cuando los amigos de «caminAHORA» me pidieron este relato, no creía que fuera a interesar tanto. Les doy las gracias desde estas líneas por invitarme a compartir mis experiencias, porque veo que a mucha gente les está causando «buenas vibraciones» y eso me alegra mucho. Personalmente me sirve de desahogo, como medio para liberar un pensamiento que es en gran parte crítico (con el sistema universitario actual) aunque no rencoroso porque, como bien dices, aunque ese sistema imperfecto no sea justo conmigo, comentarios como el tuyo, el anterior de Juan Miguel y tantos y tantos en LinkedIn y Facebook me recompensan sobradamente. Lo he contado muchas veces…..pero en esta ocasión ha sido más personal, de forma muy sincera. Me senté delante del papel y salió del tirón. Si te das cuenta, amigo (casi hermano) Rayko, lo único que he hecho es ser diferente !!!! (te suena ???) Un fuerte abrazo, tú si que eres el mejor, además de diferente. (PD: por si alguien lee este post, debo aclarar que mi último comentario hace referencia al libro que acaba de publicar Rayko titulado: «No seas el mejor, lucha por ser diferente» http://editorialcirculorojo.com/no-seas-el-mejor-lucha-por-ser-diferente/)

  • Enhorabuena de corazón por toda su trayectoria Jerónimo, para mi un ejemplo a seguir para todos loa profesores y alunmos quieran seguir este camino. Este país sería mucho mas próspero. Un abrazo

    • Muchas gracias Juan Miguel por sus palabras, que me motivan, ilusionan y animan a seguir por este camino. En este relato, necesariamente breve, he omitido las penurias y complicaciones que todo esto encierra por dos razones: primero porque las he superado y, segundo, porque mensajes como el suyo me ayudan a olvidarlas. Otro abrazo !!