caminahora

Suisse, Schweiz, Scizzera, Svizra… Suiza!!!

Desde simular el incendio en un tablero de puente en panel sándwich o la expansión del cólera al sur de Sudán a optimizar la trayectoria de un dron para terrenos abruptos, es un ejemplo del abanico de oportunidades que se te ofrece para proyectos finales de Máster en mi universidad de intercambio: la EPFL.

1

Nada más llegar te llevarán al Rolex Learning Center, una biblioteca en forma de queso gruyere (sí, con agujeros incluidos), una biblioteca sin paredes valorada solamente en 110 millones de francos. Ellos te sentarán y, una vez allí, un experto en motivación comenzará su espectáculo: universidad más internacional del mundo, primera universidad de menos de 50 años de antigüedad, puesto 14 según el ranking de Shanghái… les encanta. Ahí y así, empieza tu año.

2

Me presento, mi nombre es María y he aquí mi experiencia Erasmus en L’École Polytechnique Fédérale de Lausanne:

Habiendo estudiado el grado de Ingeniería Civil y el primer año del Máster de Caminos, Canales y Puertos en Valencia, decidí terminar mí último año en Suiza. Con mucha incertidumbre, expectativas e ilusión, allá que me fui.

Lo que más sorprende de la universidad, sin lugar a dudas, es la cantidad de idiomas que escuchas cuando empiezas a recorrer sus pasillos o las distintas nacionalidades de la gente que te vas cruzando. En varias de mis clases del Máster sólo había dos o tres suizos, y en dos de ellas, ninguno. Además, no son muy numerosas, de 15 a 40 personas, y son mucho más dinámicas que en España. Personalmente creo que, aunque el bajo número de alumnos influya, es la forma en la que les educan desde el primer año lo que provoca que sean ellos los que voluntariamente levanten la mano para expresar una opinión o una duda. Al exponer un proyecto son ellos los más críticos, los que señalan errores y preguntan el por qué de pequeños detalles, impone mucho.

Como estudiante de intercambio tienes la oportunidad de elegir clases de casi cualquier Máster que se imparte, lo que te abre un mundo inmenso de posibilidades. Asignaturas específicas de medioambiente, de materiales, de fluidos, de arquitectura, de mecánica… en resumen, de cualquier ingeniería que se imparta en la universidad. El único inconveniente que hay, es que como erasmus no te ofrecen prácticas en empresa desde la universidad.

En cuanto al nivel de dificultad, no noté un gran cambio con respecto a España; en cuanto al nivel de preparación de algunas de las clases, sí. En una de ellas tuve un profesor distinto en cada “lecture”, venían expertos de diferentes partes del mundo a exponerte el tema y de paso, su experiencia personal en el campo. Pero eso sí, siempre siguiendo un hilo común para poder darte una visión global de la asignatura, en este caso, ingeniería sanitaria en países subdesarrollados.

Destacando un detalle que a algunos de los lectores les pueda interesar, el nivel de los exámenes es más asequible, se limitan bastante a preguntar sobre lo que aprendes en clase, hay poco de idea feliz en ellos.

Dejando a un lado lo académico, esta universidad no se queda corta en cuanto a deporte, clubes o plataformas para encontrar trabajos remunerados como dar clases, experimentos (sí, con personas) o trabajos en start-ups. Además, organiza muchas conferencias y congresos en los que puedes participar, tengo que admitir que Norman Foster me deslumbró.

3

Una vez al año toda la universidad se une para organizar el festival más grande de Europa coordinado por alumnos, Festival Balélec. Y de cara a verano el lago se llena por las tardes, gente haciendo barbacoas y gente del norte y valiente, bañándose. Desde la universidad tienes una vista panorámica de él y los Alpes y como comprenderéis, queridos lectores, las pocas veces que sale el sol, el stock de cerveza del supermercado se dirige al lago.

                                             4 5

Ya para acabar, tengo que admitir que no ha sido un paseo en barca, tienes que trabajar duro y, si encima no hablas bien francés, como es mi caso, el reto está asegurado. Al final de mi camino, y nunca mejor dicho, he aprendido que la clasificación de esta universidad lo que indica es el nivel de opciones que te brinda. En mi opinión, no es que haya gente mucho más brillante o mucho más eficiente, sino gente que trabaja duro, que es muy constante y que aprovecha las oportunidades que le dan, que allí, son muchas.

6

FUENTES:

Imagen 1: http://houseofswitzerland.org/swissstories/science-education/epfl-heart-health-valley y http://www.worldmap1.com/map/switzerland/lausanne-map.asp

Imagen 2: http://mot.epfl.ch/mot/campus-environment

Imagen 4 y 5: http://www.balelec.ch/french/home/

María Isabel García Puchades

María Isabel García Puchades

María Isabel García Puchades es Ingeniera de Caminos, Canales y Puertos por la Universitat Politècnica de València (UPV). Entre 2015 y 2016 realizó una estancia en la Ecole polytechnique fédérale de Lausanne y actualmente está abierta a oportunidades laborales que puedan surgir.

Escribe un comentario