• Una ingeniera albaceteña en el país de los tulipanes

    by  • julio 9, 2017 • ENCONTRAR TRABAJO, FORMACION, INGENIERIA CIVIL, MÁSTER, PRIMERAS EXPERIENCIAS, SALIDAS PROFESIONALES • 2 Comments

    4 min lectura

    Mi historia empezó en agosto de 2010, cuando después de varios meses ajetreados con estudios, preparativos y despedidas, cogí mi maleta y me subí, por primera vez sola, al avión con destino Amsterdam – Schiphol (que hasta años más tarde no supe cómo pronunciarlo correctamente…).   Allí volaba para después coger un tren a Delft, que es donde empezaría mi aventura para cursar el último año de mis estudios “camineros” con una beca Erasmus. Me decidí por Delft después de barajar varias posibilidades, sobre todo por su gran prestigio en la rama de ingeniería civil , y por el hecho de que todo el mundo en Holanda sabe hablar inglés.  Aún recuerdo como si fuera ayer la sensación al bajar del tren, ponerme la cazadora, y pensar: “Pero si estamos en Agosto, y está lloviendo y hace un frío… ¿Qué pasará cuando llegue diciembre?” Nunca hubiera pensado que ese sería el principio de mis casi 7 años viviendo en los Países Bajos.

    La elección de estudiar el último curso de Caminos en Delft, fue algo que nunca olvidaré. Al principio se aprecian mucho las diferencias en el sistema educativo con España: allí se hacían muchos trabajos en grupo, presentaciones, y se enseñaba de una forma mucho más aplicada a la práctica, preparándote más para la vida profesional. Por otra parte,cuando vives en el extranjero te das cuenta de muchas cosas que no habías apreciado hasta entonces. Por ejemplo, que tu inglés no es tan malo como creías, pero el hablarlo durante todo un día hace que consumas el doble de energía a la que estás acostumbrado y acabas el día cansadísimo. Que hay países (como los Países Bajos) en los que durante semanas, sí semanas, no sale sol, y eso te afecta a tu estado anímico en gran manera, sintiéndote cansada y con pocas ganas de hacer cosas. Que puedes compartir cocina con gente de toda Europa, siendo todos realmente diferentes, pero a la vez tener muchas cosas en común y hacer grandes amigos.  Que puedes ir en bici a todas partes, de forma segura, y siendo el más respetado de la carretera. Etcétera, etcétera.

    La oportunidad de poder acabar mi carrera en el extranjero, me hizo crecer tanto en lo personal como en lo profesional. Es bueno trabajar con personas de otros países que opinan de una forma muy diferente a la tuya, debatir y conseguir llegar hasta un acuerdo en el que todos estemos conformes. A la vez, tu mente se abre a nuevas ideas que nunca antes te habías planteado, y ya no vuelves a ser el mismo que eras cuando cogiste ese avión en Barajas.

    Tras acabar mi último año de carrera, se me brindó la oportunidad de realizar las prácticas y el proyecto en una empresa de Holanda, en otra ciudad: Wageningen. Tuve mis dudas, pero tras mucho pensarlo me decidí, y por qué no, me quedaría un año más en el país de los tulipanes. Los primeros días fueron duros pues era verano, y casi todos los estudiantes se habían ido de vacaciones; pero al poco tiempo conocí nuevos amigos (españoles, franceses, portugueses, brasileños, holandeses) y el que ahora es mi novio,  que hicieron de mi estancia en Wageningen otra etapa inolvidable. En la empresa el ambiente era muy acogedor. Yo trabajaba a tiempo completo en mi PFC y a la vez aprendía mucho de todos los proyectos que se estaban realizando en mi departamento. Después de acabar mi proyecto, empecé a buscar trabajo tanto en España como en Holanda, pero la diferencia de oportunidades era enorme y a los poco meses empecé a trabajar en una empresa en Leiden, donde acabaría mudándome con mi actual novio.

    Lo curioso de trabajar en los Países Bajos es que te dan total libertad para que hagas tu trabajo. También tienes esa libertad para realizar los proyectos que más te interesen, cosa que al principio no estaba acostumbrada pues en España tenemos una estructura algo más piramidal. Si hay algo que he aprendido durante mis años trabajando en Holanda, es que eres tú quien decide lo que haces  y lo que quieres hacer. Para ello es importante formar una buena red de contactos dentro de la empresa, que te conozcan, sepan lo que haces y en lo que sobresales, y te puedan considerar para que participes en algún proyecto con ellos. Otro aspecto a destacar son las frecuentes valoraciones (feedback) a final de año y el fijar tus objetivos personales a principios de año. De esta forma te creas tus objetivos y puedes analizar al final de año en qué grado los has cumplido o no, y que podrías mejorar. La verdad es que el hecho de que te brinden total confianza a la hora de trabajar hace que asumas una mayor responsabilidad en lo que haces, y por otra parte, tengas una mayor satisfacción cuando lleguen los resultados.

    Por otra parte, muchos os estaréis preguntando si hay un choque con la cultura holandesa o es fácil integrarse en ella. En mi opinión la gente holandesa es muy abierta y amable, y siempre que noten que necesitas ayuda se acercarán a ofrecértela;  pero sí es verdad que hacer amigos holandeses cuesta tiempo y esfuerzo. Yo soy muy afortunada porque después de varios años allí, sí los he hecho, y son personas estupendas. Mi mayor consejo es aprender el idioma lo antes posible para integrarte lo más rápido posible y poder pasar tu tiempo libre con ellos, sin que tengan que cambiar su idioma por ti. En cambio, si tu idea es estar allí sólo una temporada, no te preocupes: la comunidad de expats en Holanda es enorme y eso te hará sentirte en casa desde el principio, con españoles o italianos, ¡entre otros!

    Para finalizar, sólo querría animaos a todos los que tengáis en mente ir al extranjero a estudiar o trabajar (y también a los que nunca os lo habéis planteado), ¡hacedlo! Quitaos vuestros miedos, salid de vuestra zona de confort y os aseguro que no os arrepentiréis.

    “No podemos convertirnos en lo que queremos ser, permaneciendo en lo que somos en la actualidad”. (Max DePree)

    Maria Calero Monteagudo

    About

    Maria Calero Monteagudo es Ingeniero Civil por la Universidad Politécnica de Valencia, ha desarrollado parte de su vida profesional en Holanda y actualmente trabaja como Structural Project Engineer en PROES Consultores.

    2 Responses to Una ingeniera albaceteña en el país de los tulipanes

    1. Emilio Q.S
      agosto 12, 2017 at 10:46 am

      Hola Maria, muchas gracias por compartir la experiencia,esto se agradece mucho cuanto se está en la etapa previa a dar pasos similares y cualquier luz recibida es apreciada. Tambien tengo mucho interes en llegar a trabajar en Holanda

      Mi duda es acerca del nivel de ingles que es realmente necesario para comenzar a trabajar como ingeniero. Actualmente tengo un nivel b2 medio ( alto en cuanto a vocabulario, pero medio en cuanto a comprensión de acentos nativos aún). La idea que más me preocupa es que, partiendo desde las academias de ingles, no tengo vocabulario técnico y/o administrativo, que se me antoja imprescindible para desarrollar el trabajo o ya para ir pasando entrevistas.

      Leo las habituales experiencias en las que la gente comenta que todo va mejorándose rápido, pero desconozco el nivel de ingles de el que partían estos compañeros, quizás C1, y no quiero encontrarme en la situación de irme con un nivel insuficiente y ver que estoy lejos de ser contratado (No sé, si a modo de denominador común, para entrevistas de recién licenciados es necesario la resolución de ejemplos prácticos o optando a un periodo de practicas consideran que iras adquiriendolo en los siguientes meses, etc).

      Agradezco cualquier orientación por parte de la autora o algún lector que pueda arrojarme algo de luz acerca del nivel de ingles conveniente y/o de como es una entrevista en general para un recién licenciado.

      • María C.
        agosto 18, 2017 at 8:15 pm

        Hola Emilio, me alegro mucho de que mi experiencia pueda ayudarte en tu carrera profesional. En mi caso, para poder realizar el Erasmus en Delft nos pedían un nivel C1. En cuanto a entrevistas de trabajo, la verdad es que en el extranjero (o al menos en Holanda) no suelen pedirte un título: si te defiendes en la entrevista, estás dentro. En países como Holanda les hacen falta muchos ingenieros, por lo que si tienes buen perfil y ganas de trabajar, no dudarán en contratarte.

        Yo te animaría a que fueras probando y con algunas entrevistas ya verás como te sueltas. Puedes ir viendo series o películas en inglés para ir mejorando el oído, pero como bien has dicho, una vez allí es donde aprendes el vocabulario técnico, por eso no tienes que preocuparte. Para mejorar en esto, lo único que podría aconsejarte es leer algunos documentos en inglés en tu campo que te interesen, y así ir ampliando el vocabulario.

        Espero que te haya ayudado, y sitienes más dudas, no dudes en contactarme.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *