caminahora

Y de repente… ¡CHILE!

Hace casi 7 años decidí dar el salto y dejar atrás todo lo que tenía en ese momento: apoyo familiar, amigos incondicionales y una ciudad de la cual estoy enamorada: Granada. Por aquellos entonces estábamos en plena crisis económica en España. Ya llevaba 3 años sin encontrar trabajo, habiendo estudiado una licenciatura y dos másteres en el entretanto, y aprovechando de estudiar inglés para mejorar el idioma. Ya no daba más, me sentía frustrada, cada día buscaba trabajo en cualquier lugar y nada, nunca llamaron. Así que me decidí por Chile, por su potencial de empleo y sobre todo por la importancia que tendría en los años venideros en el ámbito de las Energías Renovables. Sinceramente, fue la decisión más compleja que he tomado en la vida. Ya había vivido fuera (Suecia –Programa Erasmus– e Inglaterra), pero nunca había “cruzado el charco” y sabía que podía ser para un largo viaje.

Aterricé e Santiago de Chile un 1 de junio de 2013. Pleno invierno. Me encontré con días grises (soy de Granada, donde mayoritariamente brilla el sol) y mucha incertidumbre sobre lo que podría pasar. Me impresionaron sus diferencias sociales, su cordillera y su hospitalidad. Esa manera que tienen de cumplir con el dicho de “donde comen 3 comen 4”. Porque eso es Chile, cualquier momento es bueno para reunirse con la familia en casa, en el campo u otro lugar (aunque sean 20) y celebrar lo que sea, con un buen asado, vino y cerveza para compartir.

Comencé a buscar trabajo incansablemente, y milagrosamente, el día más esperado de mis últimos 3 años llegó. Fui a una entrevista y me contrataron, ¡en solamente 3 semanas! Puedo decir que fue uno de los días más felices de mi vida. Aprendí muchos temas nuevos y desarrollé más en profundidad el tema del medio ambiente y la eficiencia energética.

Pasé por varios trabajos, siempre relacionados con el ámbito energético, hasta que el 2016 finalmente me contrataron en la empresa para la cual trabajo hasta hoy: Enel Chile (antigua Endesa). En la actualidad, trabajo en el área de Eficiencia Energética y Energías Renovables, desarrollando proyectos de este ámbito, para cualquier segmento de cliente (desde una PYME a grandes empresas, instituciones gubernamentales etc). El camino ha sido largo, duro y muy satisfactorio. He conocido a compañeros maravillosos y de los cuales he aprendido tanto en todos los sentidos. En Chile al extranjero se le suele tratar muy bien, y ése ha sido mi caso. He sentido cada día el cariño de cada una de las personas con las que me he cruzado, y eso, teniendo a tu familia lejos, es algo que te marca y se agradece.

En lo personal, comencé a vivir muchísimas experiencias nuevas y sobre todo conocí a gente maravillosa que a día de hoy son grandes amigos (la familia que uno elige). Amigos que, gracias a ellos, hacen que vivir separado de los tuyos no sea un martirio. La lejanía te entrega independencia, fuerza, valentía para superar cualquier obstáculo, y te obliga a levantarte cuando no puedes más. A tu familia solo quieres darle buenas noticias y no generar preocupación, por lo que los malos momentos los guardas para ti (y tus maravillosos amigos) y tú eres el único responsable de solucionarlos.

A día de hoy he alcanzado metas gracias a Chile (¡y mi trabajo por supuesto!). He podido comprarme un piso (departamento que se dice por aquí). Soy feliz en éste, lo observo y veo el fruto del esfuerzo y el sacrificio. Tengo el placer de compartirlo con mi pareja, con quien construiré mi propia familia pronto.

Chile es impresionante para viajar, hay paisajes asombrosos que hacen que te conectes con la naturaleza y te olvides del caos de la ciudad por un momento. A mí me queda aún mucho por conocer, pero os dejo uno de los paisajes más bonitos que he podido visitar en el Sur de Chile.

A pesar de todo lo bueno relatado, no pierdo la esperanza de volver a mi tierra y poder continuar con la vida laboral allí. En España. Para poder volver a retomar la vida con mi gente querida y mi país de mi corazón.

Animo a todo el mundo a salir de la zona de confort, a viajar, a conocer y a relacionarse con otras culturas. Es una experiencia muy enriquecedora y sin duda inolvidable.

Cristina Valverde Morilla

Cristina Valverde Morilla

Cristina Valverde es Licenciada en Ciencias Ambientales por la Universidad de Granada. Máster en Energías Renovables por la Universidad Politécnica de Madrid.

2 comentarios

  • Hola, sabe le enviado un correo electronico, pero me ha rebotado, buscando en internet llegue a esta página, no se si sera posible que me pueda entregar su correo electrónico para explicarle el motivo que necesito contactarme con usted, es sobre su trabajo.

    aprovecho de indicar que esta muy bello su artículo y espero que mi chile la siga tratando bellamente.

  • Cristina, guao!!! Gracias por este regalo, que enriquecedor leerte. Soy migrante, mujer y me siento retratada en cada paso que relatas. Es Idem, la historia se repite. Claro por mi lado Antropóloga Social, pero estudios, experiencias y esperanzas están ahí. Por ahora estoy en la activa búsqueda por un lugar donde emplearme y poder tener la seguridad y cobijo de un espacio para desenvolverme y garantizarle un futuro a mi hija. Así que, muchas gracias por tu historia y por el aliento que traes. Quedo con las ganas de saber más, como conseguiste te escucharán, como encontraste la oportunidad.

    De corazón Gracias!!!

    Saludos!