• Aventura laboral en Noruega

    by  • enero 4, 2017 • ENCONTRAR TRABAJO, INGENIERIA CIVIL, INGENIERIA DE CAMINOS, PRIMERAS EXPERIENCIAS, SALIDAS PROFESIONALES • 1 Comment

    4 min lectura

    Hola a todos,

    Mi nombre es Blanca Murillo Santamaría y soy de Madrid. Actualmente vivo en la ciudad de Oslo, donde trabajo en una empresa de proyectos llamada ÅF Reinertsen en el departamento de trazado de carreteras y ferrocarriles.

    Todo empezó en 2010, yo estaba estudiando ingeniería de caminos, canales y puertos en la UCLM en Ciudad Real cuando tomé la decisión de pedir una beca ERASMUS para cursar 4º de carrera fuera de España. Entre los posibles destinos, me sentía especialmente atraída por los países escandinavos, lo que me llevó a aplicar por una plaza en la Norwegian University of Science and Technology (NTNU) en Trodheim, una pequeña ciudad situada al norte de Noruega. Allí me fui con 20 años y puedo decir que fue uno de los mejores años de mi vida. Conocí a gente de nacionalidades diferentes, perfeccioné mi inglés y viví un montón de experiencias nuevas en un lugar con una cultura y una forma de pensar muy distinta a la nuestra. Además como cualquier otro estudiante Erasmus me lo pasé genial. Sin embargo no puedo decir que aprendiera noruego durante este año. Todas las clases en la universidad eran en inglés y en principio pensaba que volvería a España y mi experiencia en Noruega se iba a quedar en eso, un año de Erasmus.

    Al finalizar el curso académico, volví a España para acabar el proyecto y unas cuantas asignaturas pendientes. Cuando por fin terminé la carrera en septiembre de 2012, intenté buscar trabajo, pero fue una decepción. Después de algunas entrevistas fallidas no me quedó más remedio que mirar hacia fuera, y por qué no, volver de nuevo a Noruega. Mandé mi CV a una empresa noruega de proyectos llamada Reinertsen y a la semana siguiente estaba haciendo una entrevista por Skype con ellos. Me ofrecieron unas prácticas de 6 meses para trabajar en el departamento de trazado de carreteras en la oficina de Trondheim y gracias a un programa europeo de formación de recién titulados en el extranjero llamado Leonardo da Vinci, estas prácticas pudieron hacerse realidad. Así, en abril de 2013 empezaba con ellos mi nueva aventura.

    Una de las principales razones por las que esta empresa estuvo interesada en mi fue por mi estancia durante un año en una universidad noruega.  En consecuencia, puedo decir que tanto el programa Erasmus como el Leonardo da Vinci, me abrieron las puertas al mercado laboral de un país que sin saber el idioma oficial y sin experiencia laboral previa hubiese sido muy difícil acceder. Con esto quiero subrayar la importancia de este tipo de programas y becas que cada vez escasean más en nuestro país.

    Durante las prácticas me di cuenta de la importancia del noruego para poder desempeñar mi trabajo, así que me esforcé mucho para aprender el idioma. Sabía que era primordial para poder conseguir un contrato fijo. No obstante pasados los seis meses de las prácticas, no hubo suerte, la empresa no tenía muchos proyectos en ese momento y no pudieron ofrecerme un puesto de trabajo con ellos.

    Viendo lo que me esperaba al volver a España, decidí quedarme un poco más y probar a encontrar otro trabajo. Ya hablaba algo de noruego y podía defenderme en una entrevista. Viajé a distintas ciudades noruegas para hacer entrevistas con diferentes empresas de ingeniería pero tampoco hubo suerte. No obstante me sentía muy bien recibida y valorada por las empresas a las que fui. Todos apreciaban que hablara noruego aunque no fuera perfecto. Además las empresas me cubrían los desplazamientos para ir a cada entrevista.

    Poco después salió un puesto con un perfil que encajaba con el mío en la misma empresa donde había hecho las prácticas pero ahora en la oficina de Oslo. Parecía demasiado bueno para ser verdad: la misma empresa y en una ciudad más grande y mejor conectada con España. Al final y después de la entrevista me ofrecieron un contrato temporal de 6 meses y de ahí, pasé al contrato fijo.

    Empecé a trabajar en Oslo enero de 2014 y desde entonces sigo trabajando en el mismo sitio. He participado en proyectos muy diferentes: desde proyectos grandes para la administración  como líneas de ferrocarril de alta velocidad, estaciones de ferrocarril o carreteras convencionales; hasta proyectos más pequeños en los que el cliente es un ayuntamiento, como por ejemplo carriles bici, carriles de autobús e intersecciones. Mi principal tarea es proyectar y modelizar en 3D carreteras, ferrocarriles, carriles bici, etc. Para ello utilizo un programa de trazado local (Nova Point) y AutoCad Civil 3D.

    Como consejo para los que estéis interesados en este país os diría que es muy importante que aprendáis o estéis dispuestos a aprender el idioma. La mayoría de los proyectos de infraestructuras se hacen en noruego, toda la normativa está en noruego así que es muy importante manejarse bien con el idioma. Además hablar noruego es muy positivo para poder integrarse en la sociedad, ya que pese a que todo el mundo sabe inglés ellos prefieren usar su lengua materna. En cuanto al clima en Oslo, como en toda Noruega en general, los peores meses son de noviembre a febrero y es duro sobre todo por la oscuridad y el hielo.

    Si estáis dispuestos a aprender el idioma y a aguantar el clima, Noruega os ofrece unas condiciones laborales muy buenas en cuanto a sueldo, horarios de trabajo, vacaciones, permisos por enfermedad o maternidad/paternidad. La sociedad es en general muy abierta y la calidad de vida es muy buena.

    No obstante no recomendaría a nadie ir sin tener nada atado de antemano. Los alquileres de piso son carísimos así como  los cursos de noruego o la comida, por lo que es necesario tener ingresos para poder vivir en este país. Además como ya he comentado es muy difícil encontrar trabajo sin saber noruego. En mi caso lo que me abrió las puertas fue en primer lugar el haber estudiado con el programa Erasmus en una universidad noruega y en segundo lugar la beca Leonardo que me ayudó a meter la cabeza el mercado laboral y así poder empezar a aprender el idioma, la cultura, la forma de trabajar etc.

    Mucha suerte a todos y saludos desde el norte.

    Blanca Murillo Santamaría

    About

    Blanca Murillo Santamaría es Ingeniera de Caminos, Canales y Puertos por la Universidad de Castilla-La Mancha. Actualmente trabaja como Road and Railway Engineer en ÅF Reinertsen, Noruega.

    One Response to Aventura laboral en Noruega

    1. Pablo
      enero 5, 2017 at 8:36 am

      What a good report Blanca! Norway is an amazing country and you are a role model 🙂

      Bss! XD

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *