caminahora

Un mini sol en construcción

Supongo que no sabía lo que se me venía encima. Al acabar mi periodo de becaria en una de las sociedades de Abengoa (Inabensa), me propusieron ir a trabajar a Francia y acepté inmediatamente. Había estado de Erasmus en 2 ocasiones, un curso completo en República Checa y 1 año más tarde en Alemania para realizar el proyecto fin de carrera sobre Voluntary Standardization Systems: EMAS (Normativa voluntaria de la Unión Europea que reconoce aquellas organizaciones que han implantado un Sistema de Gestión Medioambiental (SGMA)), y pensé, después de 2 Erasmus esto es pan comido… 

Soy Lorena Madero García, licenciada en Ciencias ambientales por la Universidad de Granada con máster en Sistemas Integrados de Gestión por la UNED y aquí os cuento mi experiencia en el extranjero.

Cuando estaba cerca de acabar el máster en Sistemas Integrados de Gestión  de Calidad, Medio Ambiente, I+D+i y Riesgos Laborales, empecé a trabajar en el departamento de Calidad, Medio ambiente y Prevención de Riesgos Laborales de Inabensa durante un año en Sevilla. Algo me decía que aún no era el momento de quedarme en España, seguía teniendo el gusanillo de seguir viviendo experiencias en otros países. Acabé mi periodo de becaria y tuve la suerte de poder continuar mi carrera profesional en la empresa y en otro país, en Francia, en un proyecto internacional llamado ITER (Coste del proyecto: 13 billones de euros. Objetivo del proyecto: revolucionar el mundo de la energía) que ni me sonaba…solo sabía que trabajaría en inglés, y menos mal porque mi nivel de francés quedó en el nivel de 2º de bachiller… Estuve unas semanas esperando con ansia que me informaran de cuando debía marcharme para empezar mi carrera profesional con un contrato de verdad, ¡que ganas de empezar a trabajar! Pasó un mes, recuerdo ese mes con un poco de incertidumbre porque no tenía noticias de mi futuro pero un día recibí una llamada, me incorporé para firmar el contrato y 2 días más tarde iba de camino a Francia. 

Recuerdo muy bien mi primer mes en Francia, esto no era una Erasmus. No era lo mismo que cuando eras estudiante que llegabas a una residencia y conocías durante la primera semana a muchísima gente en la misma situación que tú y con los mismos objetivos e inquietudes, te sentías acogida y en ningún momento sola. Una experiencia maravillosa, tanto en Brno como en Cottbus que me enriqueció en todos los sentidos. Esto fue más bien llegar a un hotel en un pueblo pequeño y sin mucha actividad. Supongo que lo más duro fue no tener vida social al principio. Laboralmente me sentía muy motivada pero los fines de semana durante la estancia en el hotel fueron un poco duros, no todo es color de rosa en el extranjero y aquí lo viví por primera vez. Decidí irme a vivir a Aix en Provence, una ciudad con mucha vida, una ciudad de estudiantes, turística y preciosa, para así encontrar el equilibrio entre mi vida laboral y personal. No todo va a ser trabajar….

No tenía mucha información sobre el proyecto al que iba y además no había estado nunca en una obra, no me imaginaba que fuera un proyecto tan importante históricamente para la ciencia y económicamente a nivel mundial, estaba concentrada en mis funciones y responsabilidades laborales, en buscar casa, en encontrar ayuda para poder comunicarme en francés….pero con el tiempo me fui dando cuenta de su importancia, de las dimensiones de la obra y de la posición del proyecto a nivel internacional. Estaba trabajando en el quinto proyecto más costoso del mundo.


Plataforma ITER  Diciembre 2015

Pasé mis primeros 9 meses en el proyecto como Responsable de Calidad con Inabensa como subcontrata de Ferrovial para los proyectos TB05, TB06 y TB07. El proyecto consistía en la instalación de 3 edificios de la plataforma y en la creación de una subestación eléctrica.

ITER es un organismo internacional donde participa la Unión Europea, Canadá, Estados Unidos, Corea del Sur, China, Japón, India y Rusia para la construcción de una plataforma donde se está llevando a cabo la construcción del primer reactor prototipo de energía de fusión nuclear. A diferencia de las centrales nucleares convencionales, este reactor une átomos en vez de sepáralos, fusión en vez de fisión, utilizando hidrogeno en vez de partículas de uranio enriquecido. Se quiere comprobar que este tipo de energía es viable, no se saben los resultados a gran escala y para ello esta ITER. La plataforma ITER abarca 180 hectáreas y no solo la construcción del reactor está bajo exigencias nucleares, toda la plataforma construye bajo estas exigencias por lo que este sistema de calidad es implantado por todas las empresas que participan en el proyecto. Un proyecto que a pesar de su complejidad es un proyecto increíble en el que trabajan más de 4000 personas, donde la coactividad y sus reuniones de coordinación forman parte del día a día, donde puedes hablar tanto francés, como inglés, chino o japonés…sin lugar a dudas una obra excepcional que en términos de calidad te enriquece al máximo nivel de exigencia.

Durante mi experiencia con Inabensa como responsable de calidad me ocupé de la redacción e implantación del plan de calidad, gestión documental del proyecto, coordinación de los procedimientos de trabajo y creación de las fichas de los materiales que se iba a utilizar en obra.  Pero a los 6 meses más o menos de estar en Francia Abengoa empezó a tener serios problemas financieros. Las noticas desde Sevilla respecto al futuro de la empresa eran bastante inciertas y según estaban sucediendo los acontecimientos empecé a preocuparme por mi futuro laboral ya que de los 3 contratos que ejecutaría Inabensa en ITER se anularon 2. 

Centro del TOKAMAK Octubre 2017

Pero cambió mi suerte y tras unos meses de incertidumbre por saber si llegaría la nómina a tiempo o si me despedirían de un día para otro, me informaron de que una empresa de ingeniería civil francesa empezaba a trabajar en la plataforma ITER y que buscaba a un responsable de calidad. Envíe mi CV y a los 2 días estaba siendo entrevistada por ellos. Recuerdo perfectamente que al día siguiente de la entrevista, sobre las 7.30 de la mañana cuando iba de camino a la obra, me llamaron por teléfono y en francés (mi comprensión no era muy buena aún pero esto lo entendí perfectamente) me comunicó el que iba a ser mi jefe que había sido seleccionada. ¡Qué suerte la mía! Ya estaba yo cogiéndole el gustillo a Francia, empezaba a hablar francés, tenía vida social y la cosa en España no estaba para volver….así que a las 2 semanas empecé a trabajar para Spie Batignolles en el proyecto TB16 para la fabricación de 3 kilómetro lineales de galerías subterráneas, 3,9 kilómetros lineales de red de saneamiento de pluviales y 3,6 kilómetros lineales de redes de iluminación.

Galería subterránea Junio 2018

Trabajar para el TB16 durante 3 años me dio la oportunidad de crear desde cero la documentación para los sistemas de gestión de calidad, más extensa que en el proyecto anterior ya que aquí éramos contrata directa de ITER Organization y Fusion for Energy (F4E) por lo que trabajaría directamente con el cliente final. He aprendido francés, he conocido con Spie Batignolles proyectos en París muy interesantes, he realizado cursos de calidad en AFNOR París que me han permitido obtener conocimientos sobre auditorías internas que he puesto en práctica auditando a las subcontratas y he conocido a gente formidable. Una experiencia increíble con un equipo increíble que jamás olvidaré. 

Hoy, 06 de agosto de 2019, estoy viviendo en Écija desde hace 5 meses, mi ciudad natal, trabajando en la construcción de un proyecto solar fotovoltaico en Palma Del Río con la empresa ENGIE como HSEQ manager. Sí, la tierra tira y la familia más, así que después de casi 4 años en Francia tomé la decisión de regresar a España para cargar pilas. Mi labor en ITER estaba acabando y mi empresa me destinaría probablemente a París. Y de nuevo la suerte se puso de mi lado, no antes sin realizar varias entrevistas y tener alguna decepción que otra que me hicieron plantearme si de verdad debería de volver a España, conseguí este puesto de trabajo cerca de casa, que durará unos meses pero que estoy disfrutando día a día, valorando ver a la familia y amigos a diario y que me está permitiendo conocer otro tipo de proyectos de construcción. 

Si te lo estás planteando y me preguntas, yo te diría que te fueras. Vete de erasmus, vete a trabajar al extranjero. No te quedes con las ganas. No hace falta irse a EEUU, por ejemplo, todos sabemos lo que cuesta un billete de avión. Date unos meses de adaptación y si no, te compras un vuelo y te vuelves a casa. Siempre vas a sacar algo positivo de la situación aunque tengas vivencias duras, te conocerás a ti mismo y tendrías más claro las cosas que quieres en la vida o al menos, las que no quieres. No cambio por nada mis experiencias. ¡Cuánto me han aportado! ¡Y no descarto volverme a escapar!

Lorena Madero García

Lorena Madero García

Lorena Madero es Licenciada en Ciencias Ambientales por la Universidad de Granada.

2 comentarios

  • ¡Buen artículo! Me ha recordado el tiempo pasado en el proyecto ITER (2 años y medio! Hasta hemos estado al mismo tiempo alli! Pero yo formaba parte del equipo de cálculo del edificio del reactor). Espero que tengas buena continuación. Algún día contaré mi experiencia por aquí. Un saludo!

  • Muy interesante tu artículo me ha gustado mucho tienes también madera de escritora pues lo has redactado magistralmente no te conozco pero si a tu familia y me alegro que estés aquí ahora con ellos disfruta de la familia que es importante en la vida y mucha suerte para nuevos proyectos.