• El camino a tus sueños no es recto, ni en tu misma dirección

    by  • enero 29, 2018 • AFRICA, CONSTRUCCION, ENCONTRAR TRABAJO, INGENIERIA CIVIL, INGENIERIA DE CAMINOS, MÁSTER, PRIMERAS EXPERIENCIAS, SALIDAS PROFESIONALES • 0 Comments

    3 min lectura

    Me llamo Eduard Herrera, soy un joven de 26 años graduado en ingeniería civil por la escuela superior de ingenieros de puentes y caminos de la universidad politécnica de Catalunya.

    ¿Mi pasión? Viajar. ¿Mi vocación? La construcción. ¿Mi sueño? Juntar ambas cosas y ser feliz, y lo estoy viviendo.

    Actualmente vivo en Upington, un pequeño pueblo en el desierto sudafricano a 12.000 km de mi casa, exactamente en el noroeste de Sudáfrica, a escasos 150 km de la frontera con Namibia.

    Upington es un pequeño pueblo situado en Sudáfrica dónde hace unos años fue un pueblo muy importante debido a la colonia española que se encontraba ejecutando proyectos de energía, y aquí estamos, años después de aquél auge, cumpliendo mi objetivo, trabajar en lo que me apasiona y conociendo mundo. ¿Cómo llegué hasta aquí? Pues como en muchas ocasiones, por casualidad.

    Haciendo un resumen rápido, después de terminar la carrera me especialicé en la gestión de proyectos internacionales de construcción con el claro objetivo de enfocar mi carrera profesional al ámbito internacional. Tuve la suerte de encontrar un trabajo, el cual me apasionaba, antes de terminar el Máster. Al cabo de 7 meses recibí una oferta, en este caso para irme a Guatemala, pero la rechacé, no me sentía preparado, tenía miedo.

    Cuatro meses más tarde, en el mes de Marzo, la misma empresa a la cual había rechazado me llamó para otro proyecto, este caso en Brasil. Pensé que esas segundas oportunidades no se podían dejar escapar y más cuando cumplen tus expectativas profesionales y tus objetivos. Lo dejé todo, el trabajo, mi piso en Madrid, vendí mi coche y me presenté en la nueva empresa con las maletas hechas. – No vas a Brasil, veremos que hacemos contigo-. Esas fueron las palabras de mi actual jefe nada más entrar por la puerta de su despacho mi primer día de trabajo, mi primera hora para ser exactos. Se me cayó el mundo encima, de ahí mi título. Cuatro semanas más tarde me montaba en un avión con destino a Upington, sin tener tiempo ni siquiera a buscar donde estaba, con miedo en el cuerpo y sin saber que iba a ser de mi futuro.

    Actualmente estamos construyendo una planta termo solar de 100 mW, es el primer proyecto de estas características y envergadura que hago y no pensaba que a estas alturas hubiera aprendido tanto de la gente, del proyecto y del país. Me gusta lo que hago pero me gusta más aprender cómo se trabaja en los distintos  lugares del mundo y Sudáfrica es un país de contrastes, tanto de gente como de estilo de vida. La forma de trabajar no tiene que ver, como es normal, con la forma que tenemos los españoles de hacerlo. Son personas que viven día a día, no se preocupan por el futuro lejano, no viven estresados por el que vendrá ni donde irán a parar después de esto. Son culturas distintas que se notan en cada uno de los ámbitos diarios y sobretodo en el trabajo. Muchos de ellos se hacen muchos kilómetros al día para poder trabajar y ganarse algo de dinero para mandarlo a la otra punta del país y mantener a sus familias, algo fácil de explicar pero duro de ver cuando estás aquí.

    Supongo que dentro de mi sueño que estoy cumpliendo también hay cosas malas. La principal, la soledad que sientes al estar tan lejos de tu gente y que intento camuflar bajo horas y horas de trabajo o las pocas oportunidades de ver a mi familia al año. Pero mi balance general es totalmente positivo. El hecho de estar aquí me hace vivir mi otra pasión, el viajar, motivo por el cuál elegí este trabajo. Vivo, literalmente, entre monos, serpientes y sprinboks, entre otros, y apenas escasos kilómetros de jirafas, leones y guepardos, toda una aventura para quien le guste este mundo. Conocer los distintos lugares de este país hace que quiera seguir aquí por un tiempo aunque en esta profesión nunca se sabe dónde vas a terminar, al fin y al cabo eres un nómada que te tienes que adaptar con rapidez a cada uno de los lugares donde te toque vivir, hecho que personalmente también me motiva.

    No sé qué pasará después de salir de aquí, ni donde iré a parar, ni en qué proyectos estaré involucrado pero estaré preparado porque tengo claro cuál quiero que sea mi futuro y mi sueño profesional pero más claro tengo que el camino no va a ser recto ni seguramente en la dirección que yo decida.

     

    Eduard Herrera Rey

    About

    Eduard Herrera Rey es Ingeniero Civil por la Universidad Politécnica de Cataluña, MBA por la Universidad Europea. Actualmente trabaja como Project Site Planner para el Grupo Cobra.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *