• Ingeniería pasada por agua: Obras civiles offshore

    by  • agosto 3, 2016 • INGENIERIA DE COSTAS Y PUERTOS, REINO UNIDO, SALIDAS PROFESIONALES, Uncategorized • 2 Comments

    4 min lectura

    Muy buenas caminantes! Mi nombre es Alex y soy Ingeniero de Caminos por la Universidad de Burgos. Llevo cuatro intensos años de andadura laboral en los cuales he estado involucrado en diferentes proyectos “offshore” tanto de infraestructuras petrolíferas como de energías renovables, por lo que quizás lo más fácil sea explicar que es lo que he estado haciendo por orden cronológico.

    Mi pasión por la Ingeniería Civil surgió mientras estudiaba Ingeniería Mecánica, durante la cual me di cuenta de lo que realmente me entusiasmaba eran las grandes obras más que los motores y máquinas, así que una vez terminada esta carrera decidí maltratar un poco más mi cerebro y meterme a “sufrir” Caminos como muchos de vosotros.

    Mi oportunidad laboral surgió cuando estaba a punto de empezar el último curso de Caminos, hace ya cuatro años, cuando una empresa de construcción de infraestructuras petrolíferas (Saipem) me contactó para un puesto de Ingeniero de Estructuras en sus oficinas de Londres. La verdad que no esperaba encontrar trabajo antes de terminar la carrera, ni siquiera lo había empezado a buscar aún! Así que viendo la situación en España, ni me lo pensé e hice las maletas. Si esta información resulta útil, la empresa valoró mucho el tener un inglés fluido y el haber estado expuesto a ambientes internacionales durante mi año de Erasmus.

     

    image3

     

    Una vez dentro de la empresa empecé a conocer de cerca lo que es la construcción de infraestructuras “offshore” y lo enormes que pueden llegar a ser estos proyectos. La verdad que es algo en lo que no me había planteado trabajar nunca, ya que no había estado expuesto a este tipo de trabajo durante la carrera, uno siempre se imagina las típicas salidas laborales en cuanto a infraestructuras viarias, ferroviarias, etc… Cuando la realidad es que hay un abanico inmenso de salidas para un Ingeniero de Caminos. Creo que se debería de hacer más hincapié en esto en las Universidades en España.

    Tras un año calculando estructuras, realizando un master de Project Management en UK, y viviendo buenas y provechosas experiencias en barcos de construcción, la empresa me dio la oportunidad de formar parte del equipo de dirección del proyecto trabajando como “Project Engineer”, así que tuve que dejar un poco de lado (que no del todo) los números y empezar a centrarme en labores de organización y gestión. Creo que aquí es donde realmente descubrí mi vocación por llamarlo de alguna manera, ya que desde la dirección de los proyectos es donde realmente estás expuesto a la inmensidad de los trabajos y ves lo complejos que pueden llegar a  ser los proyectos de este tipo, desde la fabricación a la instalación en el mar pasando por la puesta en marcha de todos los equipos. Además tienes la oportunidad de viajar “offshore” más a menudo y vivir de primera mano la instalación de las estructuras, oleoductos/gasoductos y equipos en alta mar.

     

    image1(1)

     

    Así seguí durante dos años donde traté de aprender todo lo que pude, pero tras tres intensos años en Saipem, tocaba despedirse y dejar de lado el mundo del petróleo para pasarme a las renovables, ahora en Iberdrola y también desde Londres, formando parte del equipo de dirección de proyecto en “Wikinger”, parque eólico offshore que se instalará en el mar Báltico. La diferencia más importante es que pasaba del lado del contratista al lado del cliente o “developer”, por lo que la forma de trabajar es totalmente distinta. Respecto a los proyectos en sí, en realidad no hay tantas diferencias ya que pese a que se trata de infraestructuras distintas, los medios involucrados y la metodología de fabricación e instalación son muy similares.

    Intentaré dar una descripción breve del proyecto de Wikinger:. Se trata de un parque eólico offshore de 350 MW que consta de 70 turbinas y una subestación central, y que dará electricidad a más de 300.000 hogares alemanes. Su presupuesto son 1400 millones de euros y se instalará en las aguas alemanas del mar Báltico. Cada turbina tiene un rotor de 135 metros de diámetro y se asentará sobre una plataforma de acero de más de 600 toneladas y 70 metros de altura que ejerce de soporte sobre el fondo marino. Ahora mismo se están instalando las “Foundations” o estructuras metálicas, y el año que viene se instalaran los generadores eólicos.

     

     

    Es un trabajo en el que toca viajar mucho, lidiar con una cantidad muy grande de contratistas y en la que los plazos siempre vienen apretando por detrás. En realidad un proyecto nunca se desarrolla perfectamente, siempre hay problemas y parte de mi trabajo es el solucionarlos trabajando junto a las contratistas o profesionales necesarios. Al ser grandes proyectos internacionales, existe muchísima gente y medios que forman parte de los mismos, por lo que el trabajo en equipo es clave. Además hay que saber organizarse y comunicarse fluidamente en inglés. Los retos técnicos son también considerables debido a la complejidad y tamaño de las estructuras y equipos. Digamos que todos los días aprendes algo nuevo!

    Podría escribir muchos más párrafos respecto a este tipo de proyectos, así que si alguien está interesado en saber más, escribiré encantado otro artículo centrándome en los parques eólicos “offshore”.

    Un abrazo y mucha suerte a todos en vuestra carrera profesional!

    Alejandro Jiménez

    About

    Alejandro es Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos por la Universidad de Burgos. Está especializado en Offshore wind. Es miembro de Institution of Civil Engineers (ICE). Su perfil en linkedin es https://www.linkedin.com/in/alejandro-jimenez-gomez-78087446

    2 Responses to Ingeniería pasada por agua: Obras civiles offshore

    1. Santiago Rivera
      agosto 4, 2016 at 12:39 pm

      Enhorabuena, Alejandro. Otro de los míos. Cuando decimos que nos gusta nuestro trabajo, o que trabajamos en algo que nos gusta, solemos ser vistos como bichos raros. Parece que el trabajo propio no puede ser apasionante y acabamos por ser vistos como “workaholics”. En mi caso particular 20 años desde el otro lado, es decir, preparando e ilustrando avances de obra 4D de lo que tú y otros hacéis, como CG Artist, y por tanto estudiando los proyectos y especialmente los avances de obra para explicar gráficamente en las licitaciones cómo van a ser afrontadas y en qué plazo.

      El mundo offshore es apasionante. Sin llegar al tipo de trabajo que haces ahora últimamente me están cayendo con cierta frecuencia ampliaciones portuarias y cada una, teniendo rasgos comunes, manifiesta con fuerza sus propias singularidades.

      Saludos.

    2. septiembre 8, 2016 at 12:59 pm

      Impresionante Alejandro, nunca pensé que se podría trabajar offshore, como dices es una via que no se explora durante la carrera sino que sobre todo se habla de proyectos típicos (carreteras, ferrocarril…)

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *